Bradley Cooper compró una millonaria mansión tecnológica en Nueva York