Caetano Veloso: "Uno debe pensar un poco en su historia"

El próximo domingo comienza una gira por nuestro país. Antes habló de su pasado, su presente y su futuro
Mauro Apicella
(0)
26 de octubre de 2014  

Una teoría -de esas que surgen y se desarrollan en filosóficas charlas en torno a una mesa de café- dice que las personas que se dedican a actividades creativas prolongan su juventud y su madurez. Por lo tanto, cuando llegan o pasan la edad jubilatoria no aparentan la edad que tienen. En primer lugar, no consideran que la jubilación sea para ellos (pasa con los artistas). Mick Jagger puede ser uno de los ejemplos más radicales de esto. Más cerca de acá, a dos horas y media de avión, tenemos a Caetano Veloso, que ya va por los 72, que aparenta mucho menos y que está lejos del retiro. "Creo que es una cuestión genética. Mi hermana que es diez años mayor que yo tampoco aparenta la edad que tiene", dice Caetano desde Brasil, al otro lado del teléfono. ¿Será antropofagia, ese concepto tan arraigado a la cultura en el Brasil? "No -insiste, a pesar de que artistas notables como Adriana Calcanhotto le dedicaron temas como «Vamos comer Caetano»-. Es una marca de familia. Mis padres vivieron mucho y parecían más jóvenes. No tengo métodos para eso, ni ejercicios. Creo que es genético."

Las pruebas son contundentes. A pesar de la explicación por la vía científica, Caetano Veloso no se detiene. Pronto pasará por la Argentina para una gira de conciertos en los que vuelve a cantar para el público local las canciones de su último disco, el que cierra una trilogía de álbumes grabados con su vital Banda Cé -Pedro Sá (guitarra), Marcelo Callado (batería) y Ricardo Dias Gomes (bajo)- con producción de su hijo Moreno Veloso.

En 2008 grabó el primero con ese nombre, Cê, luego Zii & Zie y finalmente Abraçaço, en 2012. Desde entonces, además de salir a tocar y cantar se hizo tiempo para producir un disco de Gal Costa o para ir a la cancha con el menor de sus hijos, durante el mundial, a ver un partido de la Argentina. La anécdota trascendió en nuestro país porque Caetano escribió un texto al respecto, en su cuenta de Facebook. Allí describe minuciosamente el viaje en subte hacia el Maracaná y las reacciones de los hinchas, en plena fiebre mundialista. "Mi hijo adora el fútbol argentino, sobre todo a Messi", dice, mientras recuerda aquel texto que escribió.

Su vitalidad física es genética. ¿Y la artística? ¿Cómo hace para reinventarse? "Trabajo, que es algo natural. Tengo ganas de hacer cosas y me salen", dice.

-¿En cuestiones artísticas, se deja llevar intuitivamente por las personas que lo rodean, como los músicos de su banda?

-En general, todo lo que hago sale de mí mismo. Lo que sucede con esta banda es que nació porque yo había escrito las canciones para el álbum Cê. Ya estaban listas y le pedí a Pedro Sá que me indicara músicos que tocaran bajo y batería para armar la banda. Hoy ellos traen muchas cosas. Estan muy informados, son jóvenes y saben mucho, ya sea de la música brasileña o la global. Y mi hijo [Moreno] que produjo los tres últimos disco es muy lúcido y trae mucha claridad.

-¿Cómo es cada disco?

Cê es más cerrado en sí mismo, más homogéneo, radical, más directo. Los otros dos son más relajados. Siendo que Zii & Zie está más caracterizado por la presencia del samba, interpretado desde esta formación. Y Abraçaço es el resultado casi impensado de lo que puede salir de nosotros cuando ya estamos tocando junto desde hace tanto tiempo. Es el más relajado de los tres. Es decir: como obra, me interesa más Cê. Racionalmente me gusta más. Abraçaço es más abierto para el que lo escucha. Moreno ha puesto siempre la claridad de ideas. La calma, la paz, la lucidez en el estudio.

-¿Hay claridad también en lo que hoy lo rodea, en el panorama político, por ejemplo?

-Tomé la decisión de apoyar a Marina (Silva) desde el comienzo, desde que fue candidata en 2010. Me gusta su trayectoria personal y pública. Es una mujer a la que respeto mucho. [Luego de las últimas elecciones, y para sorpresa de muchos, Dilma Rousseff y Aécio Neves se enfrentarán en el ballotage]. Ahora volvimos al enfrentamiento PT versus PSDB. Marina decidió que apoyará al candidato del PSDB. Yo todavía estoy observando [N. del R.: días después de esta entrevista, el columnista Ancelmo Gois de Oglobo.com publicó declaraciones de Caetano en las que se habría manifestado a favor de Dilma]. Son dos buenos candidatos por razones distintas. Aunque la gente que apoya a uno o a otro se trenza en peleas por las redes sociales. Yo lo entiendo como una situación de democracia más madura.

-Hay una lectura política que se puede hacer en su último disco con la canción "Un comunista" o es sólo un homenaje a Carlos Marighella?

-Creo que debe ser entendida, en primer lugar, como un homenaje. Pero es una canción larga con una letra llena de razonamientos que la hacen un poco monstruosa. Hay cosas prosaicas que están en versos, como si la canción pudiera hacer una priorización de cuestiones que nacen con la vida política y las acciones del personaje que es homenajeado. A la vez, tiene su belleza porque es un homenaje a este personaje. Siempre dije que Bahía debería erigir un monumento físico para recordarlo. Porque fue un comunista de corazón, puro de creencias, muy sincero, que tuvo el coraje de salir del Partido Comunista y empezar una proyecto de lucha armada. Eso me pareció, en 1968, una actitud que políticamente me interesaba. Estábamos bajo una dictadura militar. Mi sentimiento era de reacción romántica, apasionada, contra esa opresión. Y él representaba eso. Esa canción es la manera de manifestar el respeto que esa figura despertó en mí, en aquellos tiempos. Y también, una referencia a experiencia socialistas y comunistas que resultaron autocracias, regímenes opresores duros. Es una contradicción y un problema que las izquierdas tienen que enfrentar y resolver. Todo eso está presente en la canción. Es un poco de historia. En Brasil, cuando la canto, la gente se queda callada y la escucha. Se quedan pensando. Eso me parece provocativo. Hay información de nuestra historia con la que la gente más joven, esa que va a los conciertos, puede entrar en relación. La Guerra Fría, lo que pasó en los países latinoamericanos en esos años, y cómo reaccionó el personaje de la canción, lleno de coraje y valor, aunque políticamente es algo complicado de avalar. En lo monstruoso de la canción hay algo sugestivo para las mentes más jóvenes.

-¿En el discurso actual de Rousseff, Silva o Neves hay algo interesante para los más jóvenes?

-Creo que sí porque la gente está entusiasmada. Con la vuelta de la democracia, especialmente con Fernando Henrique Cardoso, la política en Brasil pasó a ser algo respetado. Lo sigue siendo. Ahora el país está dividido.

-¿Polarizado?

-Sí, pero creo que la polarización es inevitable en períodos electorales. Cuando Marina proponía algo fuera de esta polarización establecida, era interesante. Fue bueno, fue algo que cambió la mirada. Ahora, esta polarización tiene nuevos elementos.

-Supongo que también está pensando en su futuro artístico después de la gira de Abraçaço. Tengo entendido que piensa seguir con la misma banda, pero en otros proyectos.

-No tengo idea de lo que haré. Lo que sé es que no me veo trabajando sin ellos. Haremos algo distinto de estos tres disco.

-¿Se ve, por ejemplo, grabando dentro de cuatro años un Tropicalia 3, con Gilberto Gil, a 25 años de Tropicalia 2 y a 50 del primero?

-Bueno, no pensé en eso. Si lo hiciera, no sería sólo con Gil. El título del segundo era una especie de broma porque éramos sólo nosotros. En otro Tropicalia seríamos más: Tom Zé, Gal, Os Mutantes, George Ben. Pero no creo que haga algo así.

-¿Mirá más hacia adelante que hacia atrás o trata de buscar el balance?

-No lo sé. Creo que uno tiene que pensar un poco en su historia. El disco de Gal del año pasado, Recanto, que yo produje, podría ser una especie de Tropicalia 3. Porque es una retomada en otro nivel del significado histórico, para Brasil, de una cantante como Gal. Creo que me concentré más en ese disco que en el mío. Creo que uno sigue siempre hacia adelante, pero hacer balances es parte de la vida.

-¿Su vida familiar fue similar a la que tuvo con sus padres?

-Es muy cercana. Uno de mis hijos vive conmigo, otro con su madre, Moreno está con su familia. Pero estamos cerca. Y todos tocan.

-¿La cuestión musical estrecha el lazo afectivo?

-La relación musical ayuda. Nos interesa mucho compartir la música.

La gira del abraçaço

Buenos Aires El próximo domingo, Estadio Luna Park, Corrientes 99. Córdoba El 7 de noviembre, en el Estadio Orfeo. Rosario El 9, en el Centro de Convenciones CITI Center. Mendoza El 11, en el Auditorio Bustelo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.