Televisión. Cámaras en la línea de fuego