Canciones, cine y libros navideños

Una decena de motivos para que tengan todos una muy feliz navidad.
(0)
28 de diciembre de 2009  • 15:45

Bueno, nuestras lechonas y calurosas navidades están llegando. Seamos básicos y festivos: ya que odiamos el trámite familiar, ya que de grandotes los regalos ya escasean y que lo cohetes legales cada vez nos dan más miedo, acá van en un mix (la famosa bolsa de navidad) canciones, películas y libros que justifican que el 24 casi todos nos durmamos después de las 12.

1- El extraño mundo de Jack

Ay, si, empezamos sensibles. Pero vamos, ya vieron la mochila mil veces: vean, de una vez por todas, la razón justificar la invención de las navidades, de la animación, del cine: El extraño mundo de Jack. Que no: está pro-du-ci-da por Burton pero es del gran Henry Selick. El señor de Halloween descubre la navidad, versión Norte, obvio y detona. Con esa excusa, con un cerebro a prueba de idioteces, con ganas de realizar El cuento de navidad, Burton y Selick crean esta maravilla, orgullo navideño, musical para guardar con moñito. Así cualquiera es feliz.

2- Gremlins

Está bien, el video responde a Gremlins 2, película de las que consiguen cada un millón. Igual que se progenitora, también navideña. ¿Qué pasa cuando lo más tierno del mundo conoce a la lógica anárquica de los looneynutescos Gremlins? Navidad vs. los Gremlins. La respuesta: destrucción masiva de cualquier cosa menos el cine. Rambo, Hulk Hogan, las corporaciones, un pueblito, Blancanieves, lo que sea que le ponen adelante, los Gremlins lo demuelen con una sonrisa, bien llena de colmillos. El mejor peluche de navidad, Gizmo, y su involuntaria pandilla de terroristas animados, los Gremlins: no hay posibilidad de un regalo más salvaje.

3-"Run Rudolph Run" de Chuck Berry

El gran Berry decide despacharse con su humor y su ritmo clásico, que por aquel entonces era revolución, en una canción dedicada a Rodolfo, o Rudolph. Es decir, el reno de nariz colorada que lidera el carromato con que Papá Noel reparte los regalos. Corre, Rudolph, corre, cantaba el negro Berry, prefigurando la consigna clave del pobre Forest Gump. Y de paso, como quien no quiere la cosa, despachándose con la mejor canción de navidad posible. Nada de esos villancicos cuasi militaristas, nada de U2 haciendo la pascua: Berry, Rudolph y clasicismo. Si no en navidad, ¿cuándo?

4- Un cuento de navidad de Charles Dickens

Acá vamos por partida doble: ya sabemos nos falta ¡Que bello es vivir!, pero tenemos al experto en romper corazones a la hora del relato. Obviamente, Mr. Charles Dickens y su mil veces versionado (hace cinco minutos en 3D) Un cuento de navidad. La partida doble viene por que si bien el cuento de Dickens es invencible y obligatorio pocas versiones tan disfrutables, tan para el arbolito como la de otro regalo que la humanidad recibió sin merecer: Los Muppets. La versión Muppet de Un cuento..., donde Sir Michael Caine se da el placer de actuar con la rana René. Otro lujo digno de la bolsa de Santa.

5-"Father Christmas" de The Kinks

¿Como multiprocesar todos esos ruiditos tan navideños, esos que ya todos conocen, y aun así sonar tan milagroso como siempre? Pregúntele al maestro Ray Davies y sus Kinks: sin ceder ni un paso atrás su bronca callejera, su cantico siempre al borde de la épica barrial, su ritmo tan, buen, Kinks. Davies manda a la navidad a freír churros, pide metrallas para disparar a los niños, se queja -otra vez- de los nenes ricos, nos recuerda de los que no tienen nada. ¿Jo Jo Jo Jo?

6- Lobo Paramilitary’s Christmas Special

Lobo es un personaje de cómic. Y La navidad paramilitar de Lobo es, obviamente, un cómic. Lobo es algo así como un cazarecompensas, guarro, bien headbanger , que vio su pico de popularidad en los 90, cuando lo escribia Alan Grant y lo dibujaba el metalero Simon Bisley. Resulta que La navidad paramilitar de Lobo es fascinante por: su humor cabeza, fundamentado en la simple idea de que el Conejo de Pascuas contrata a Lobo para asesinar a Kris Kringle, es decir, Papá Noel. Así Lobo sale a cruzarse con enanos armados y con Santa mismo. Gore de papel, capaz de envolver cualquier preconcepto. Acá va de presente, la versión en inglés y en forma de corto de la historieta.

7- Elf de John Favreau

La nieve. Ojalá no la tuvieramos cada 50 años. No sólo produce una canción como "Baby, It´s Cold Outside" (de Willie Nelson a Dean Martin, el que se les ocurra hizo este dueto) sino que una mística como la de Elf. Un tipo, un gigante como Will Ferrell, es un duende que debe volver a la civilización, bah, a New York. Él defiende la navidad del cinismo, y de repente, escucha a la perfecta fiesta (Zooey Deschanel, te amamos) cantando bajo la ducha "Baby, It’s Cold Outisde". Ferrell, navidad, Zooey Deschanel. La lista perfecta.

8- Un Santa no tan santo de Terry Zwigoff

¿Otra película? Es hora de admitirlo: el cine ha procesado la navidad de forma más destructiva y más memorable. O pregúntele sino al tío Bob Dylan y su reciente disco de canciones navideñas. Acá el turno es para Billy Bob Thornton yendola en lo que mejor le sale: el reventado cuyo nihilismo supera cualquier standard. Un tipo que hace de Santa pero solo para poder robar el shopping de turno y que en el camino descubre un par de cositas, sin dejar de beber hectolitros de cerveza. ¿La navidad en familia? ¿Qué pasa cuando aquella no existe? Pasa esta película, donde se demuestra que familia son muchas cosas y no solo el ver quien trae el turrón. De paso, la oración más lasciva con el nombre Santa.

9- Letter from Father Christmas de J.R.R: Tolkien

Acá se nos complico el link de You Tube, pero para eso esta Wikipedia. Tolkien, el creador de la Tierra Media y todo eso que fue fuego para El Señor de los Anillos de Peter Jackson, posee una pequeña maravilla navideña en su haber. Nada de elfos, orcos, hobits, Golums, Aragorns o duelo de magos, el asunto es tan simple como increíble: cartas de niños a Papá Noel, jugar con esa inocencia, magnificarla y como corresponde respetarla. Nada, pero nada más cruel, que querer hacerle creer a alguien esa pavada de que Papá Noel son lo padres. Pfffffffffff.

10- Vitel Thone

OK. La receta está en portugués. Pero el que no aprendió a esta edad al receta siempre familiar para el bendito Vitel Thone navideño, bueno, no sabe festejar el advenimiento del bebé Jesús como corresponde. Que alcaparras si, que alcaparras no, que dos anchoas, que mayonesa con pimienta: mil y un teorías para el plato que justifica esa cena. ¡Larga vida al Vitel Thone!

Ver Top Ten anterior: los mejores videos animados | Una selección con una decena de clips que fusionaron animación y rock; sumá tu favorito

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.