Carlyle, en batalla contra la adversidad