Música. Cemento, ese oscuro (y sucio) objeto de deseo