Vía Libre/Opinión. Cincelar la imaginación