A sala llena: pasión de multitudes