Acción y ecología en un film para niños

Se trata de "Micaela", el primer largometraje de Rosanna Manfredi, que se estrenará en enero
(0)
26 de diciembre de 2001  

Después de un largo camino en el cine publicitario, para el que realizó más de mil comerciales, Rosanna Manfredi va camino al lanzamiento de su primer largometraje. Mientras apura la posproducción de la película que terminó de filmar hace pocos días, la directora cruza los dedos para que nada se interponga en su objetivo de estrenar, a mediados de enero, "Micaela", una propuesta dirigida al público infantil.

La película, que combina acción en vivo con animación en 2D y 3D, tiene como protagonista a Micaela Casotto, una nena de nueve años que la realizadora descubrió durante la filmación de un comercial. El resto del elenco está integrado por Tomás Crespo, Camila Franco, Mario Bogado y Luciano Acosta (seleccionados en un casting del que participaron mil quinientos chicos), y los adultos Arialdo Jiménez, Daniel Kargieman y Chunchuna Villafañe, quien realizó una participación especial en el film.

"Es una fábula en torno de la lucha del bien contra el mal", dice Rosanna Manfredi sobre este largometraje pensado para atraer la atención de espectadores de entre 4 y 10 años. "Trata sobre una nena que vive en un pueblo amante de los colores. El lugar es atacado por un malvado que quiere destruir los colores y la naturaleza. Entonces, los dibujos animados invitan a ingresar en su mundo a la niña, para desbaratar los planes de ese personaje. Ella se convierte en dibujo animado, le dan unos poderes mágicos y regresa al mundo real para tratar de solucionar el problema de ese pueblo", anticipa la directora.

Cultivar la amistad

El relato se centra en la defensa de la naturaleza, la importancia de la familia y de cultivar la amistad, según explica Manfredi. "Pensamos que los chicos se pueden divertir, pero que además el film tiene que tener cierto contenido y apuntar a valores importantes. Y dentro de esos valores esenciales desarrollamos la historia", comenta Manfredi, que viene de una filmación que tuvo sus vaivenes.

"Empezamos el rodaje en febrero, pensando que no iba a ser un año tan difícil. Queríamos estrenar durante las últimas vacaciones de invierno. Cuando las cosas comenzaron a complicarse, paramos la filmación. La retomamos hace poco, con el propósito de lanzar el film a mediados de enero de 2002. Y terminamos con esta medida de los 250 pesos por semana para filmar, que es una locura. Así que la tarea no fue nada sencilla", explica la cineasta. "Estamos trabajando con el tiempo justo como para llegar al estreno -agrega-. Pero teníamos muy avanzada la edición del material. Es una película que tiene bastante animación, realizada con mucha tecnología: mezcla actores con personajes virtuales, y hay muchos efectos especiales."

El último día de rodaje, los pequeños actores lucieron también sus condiciones como bailarines de tango. "Esas escenas corresponden al final de la película, cuando los chicos hacen una fiesta en el colegio para celebrar que triunfaron sobre el personaje malvado", comenta Manfredi, dando cuenta además de las razones que motivaron la inclusión del tango en su primer largometraje. "Quisimos que la película se sintiera muy argentina -dice al respecto-, ya que cuando la gente la vea, seguramente creerá que por la tecnología de imagen que tiene, no fue realizada en nuestro país: tiene animación en 2D y bastante en 3D, está en una línea del estilo de las de Steven Spielberg. Me refiero a que es más corpórea, con interacción de actores y personajes animados."

Teniendo en cuenta que la meta es estrenar "Micaela" en enero, la pregunta es cómo instalar a corto plazo el film entre el público infantil, que no conoce a este flamante personaje de la pantalla grande. La directora parte de la premisa de que "siempre hay un comienzo" para todo. Y dice: "Empezamos queriendo imponer una marca. No casualmente queremos estrenar en el verano, para no tener demasiada competencia de films de este género. La idea es comenzar a generar un espacio para un buen producto. Y creemos que si el producto es bueno, los chicos nos darán una buena respuesta. Confiamos en eso".

"Cuando las películas argentinas son buenas -concluye la realizadora- tienen un éxito mucho mayor que las extranjeras. El ejemplo está en la asistencia del público a ver largometrajes como "La fuga" o "El hijo de la novia". Nosotros nos estamos manejando con especialistas en marketing y viendo cómo llegar al mercado. Cuando se estrenó "Nueve reinas" nadie pensaba que esa película de perfil bajo llegaría a ser semejante éxito. Desde luego, los chicos tienen que enterarse de que "Micaela" existe. Esta es una producción independiente, y ahora estamos viendo si participa algún canal de TV o nos da apoyo en el lanzamiento publicitario."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.