Adiós al señor del policial francés

Escritor y guionista, trabajó junto a figuras como Delon y Belmondo
(0)
26 de abril de 2004  

Anteayer, en Lausana, Suiza, víctima de un derrame cerebral, murió José Giovanni, una de las figuras claves de la literatura y el cine policial francés, género que ayudó a consolidar en las décadas del 60 y del 70.

A los 80 años (había nacido el 22 de junio de 1923), el escritor, guionista y cineasta de origen corso acreditaba una larga trayectoria en la que abarcaba desde los relatos policiales --la "serie noir"--, que, en su gran mayoría, adaptó él mismo al cine y, en los últimos tiempos, también para la televisión, hasta guiones --más de treinta-- para otros directores, que se convirtieron en películas memorables.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el joven Giovanni fue miembro de la resistencia francesa, trabajó como submarinista, leñador, minero y guía. Sus presuntos vínculos con una banda mafiosa de posguerra le valieron una condena a muerte, que más tarde le fue perdonada.

Lejos de la acción, Giovanni se encerró en la escritura de relatos, que a toda velocidad se convirtieron en objeto de culto.

Desde fines de los años 60, Giovanni vivía en una apartada casa de madera en las montañas del cantón de Wallis. Durante sus últimos años de vida se comprometió activamente en la lucha contra la delincuencia juvenil, ofreciendo su colaboración en escuelas y en las cárceles que había conocido como recluso antes de dedicarse a retratar aquel mundo.

Entre las obras de la literatura policial --la "serie negra" francesa-- que llevó a la pantalla, algunas se convirtieron en clásicos, que en la Argentina conformaron memorables programas dobles de continuados en cines como el Electric y Select Lavalle, o ciclos del Cine Arte, tales como "Ultimo domicilio conocido" (1970), que adapta la novela de Joseph Harrington, con Lino Ventura y Marlene Jobert; "El clan de los marselleses" (1972), con Jean-Paul Belmondo y Claudia Cardinale; "El gitano" (1975), con Alain Delon y Annie Girardot, y "El rufián" (1983), con Lino Ventura y Bernard Giraudeau.

Su trabajo como guionista para otros directores también fue intenso y muy recordado: desde sus comienzos con "Un tal LaRocca", de Jean Becker, hasta "Alias Ho" (1968), de Robert Enrico, las dos con Jean-Paul Belmondo; "Los aventureros" (1967), también de Enrico, con Lino Ventura y Alain Delon; "El clan de los sicilianos" (1969), que dirigió con mano firme Henri Verneuil (de acuerdo con la novela de Auguste LeBreton), y reunió nuevamente a Ventura con Delon, esta vez con el ya veterano Jean Gabin. El mismo Giovanni, como director, volvería a reunir a Delon y Gabin cuatro años después, en la exitosa "Dos hombres en la ciudad".

Giovanni seguía en actividad, y su más rwweciente trabajo fue el de "Mon père, il m´a sauvé la vie" (2001), según un relato de su autoría, acerca de un jugador de póquer interpretado por Bruno Cremer. En las próximas semanas está previsto el lanzamiento de "Le pardon du Gran Nord", su última novela.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.