Altibajos hacia el final de la muestra

Anteayer se vieron la española "Malas temporadas" y la francesa "En sus manos" recibió chiflidos
Anteayer se vieron la española "Malas temporadas" y la francesa "En sus manos" recibió chiflidos
(0)
23 de septiembre de 2005  

SAN SEBASTIAN.- La competencia oficial del 53° Festival de Cine entra hoy en la recta final. Con lo visto ya sólo quedan dos títulos, tras lo cual el jurado entrará en la compleja deliberación de la que resultarán los premios más importantes de esta edición 2005.

Con las proyecciones de la española "Mala temporada", y la francesa "En sus manos", se acorta el camino al desenlace de ese relato de suspenso que supone toda muestra internacional, y que culminará mañana por la noche, en el Kursaal, ese gran "palacio de congresos" de hormigón, cristal, mármol y mucha madera junto a la playa (donde antiguamente se levantaba un casino señorial), diseñado por el arquitecto navarro Rafael Moneo.

Segundas oportunidades

"Malas temporadas", según su director Manuel Martín Cuenca, es "una historia sobre las segundas oportunidades", reivindica la presencia española en la competencia, tras la medianía de títulos como la pretenciosa "Obaba" y la elemental "7 vírgenes". Se trata de la descripción de un puñado de personajes, cada uno atrapado en su propio drama, como ya había ocurrido con la checa "Algo como la felicidad", pero a diferencia de aquélla, menos depresiva y sin escape. El guión, del director y del cubano Alejandro Hernández, retrata a un adolescente que se aísla en su mundo de computadora, renunciando incluso a la educación, a su madre obsesionada con su trabajo en una ONG que brinda ayuda a exiliados e inmigrantes, un cubano que fue piloto de avión pero no tiene otra salida que sobrevivir como traficante de cigarros, una cantante lisiada en pareja con un introvertido bon vivant y un ex presidiario que, además de jugar al ajedrez, guarda un secreto de sus años de encierro. Sus días son duros y, a pesar de la mucha voluntad que ponen en mejorar su situación frente a la vida, nada les resulta sencillo. Cuenca resuelve el entramado con una cintura poco frecuente una historia coral al borde del melodrama, y construye cada personaje con pasión, sin excesos ni frases cursis, con mucho respeto por los tiempos cinematográficos, incluso cuando el silencio sirve para pensar como se puede salir del laberinto. El final, cuando los personajes descubren que la botella está mitad vacía pero también mitad llena, no deprime. La producción cuenta, además, con excelentes actuaciones del comediante Javier Cámara, Natalie Poza y Leonor Watling, entre otros, así como una banda de sonido minimalista, buen jazz de Pedro Barbadillo.

Personajes de caricatura

La segunda película vista ayer, la francesa "En sus manos", de Anne Fontaine, resultó una de las pocas que forzaron a algunos espectadores al chiflido en lugar del aplauso. El guión, de la misma directora, muestra a la inspectora de una compañía de seguros, casada y con una pequeña hija, aburrida de su rutina, seducida por un veterinario que llega a su oficina en busca de una indemnización por una inundación en su consultorio. Poco a poco, Claire comienza a sospechar de que se trata de un asesino serial buscado por la policía, y aun cuando está muy segura de sus sospechas, lo sigue frecuentando y, de hecho, encubriendo. La obra de Fontaine se ubica en las antípodas de aquel clásico de Claude Chabrol titulado "El carnicero", que partía de una anécdota similar. En este plagio mal encarado, los personajes son caricaturas y el suspenso es reemplazado por lo obvio, con diálogos y situaciones que no ayudan a construir una historia, sino a sostener a los manotazos un relato que, tras una hora de proyección, empieza a hacer agua como el sótano de ese perverso que, por lo visto, solo puede degollar mujeres solteras.

Mientras tanto, en Zabaltegui, sobresalieron dos adaptaciones, una brasileña, la otra argentina. La primera es "Jogo subterraneo", de Roberto Gervitz, una de las mejores traslados al cine del inadaptable Julio Cortázar ("Manuscrito encontrado en un bolsillo"); la segunda "Los suicidas", de Juan Villegas, con Daniel Hendler, versión libre de un relato de Antonio Di Benedetto, de inminente estreno.

En cuanto a predicciones, que ya comienzan a circular, aunque por lo bajo y casi sin excepción a partir de la repercusión entre el público, figuran la argentina "Iluminados por el fuego", la alemana "Verano en Berlín" ("Sommer von balkon"), la francesa "No estoy para que me amen" ("Je ne suis pas là pour être aimé") y la china "Girasol" ("Xiang Ri Kui").

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.