Berlín, aún con escasas estrellas