Calendario bien cinematográfico

El Museo del Cine presentará la edición 2010 de su conocido almanaque
(0)
16 de diciembre de 2009  

No cabe duda de que en materia cinematográfica éste ha sido el año de El secreto de sus ojos , por lo menos en cuanto al cine argentino se refiere. A su buena recepción en los festivales de Toronto y de San Sebastián, se añade su buena performance en La Habana, los galardones obtenidos en la reciente ceremonia de los premios Sur y la previsible buena cosecha que obtenga cuando se anuncien -en días nada más- los candidatos a los premios Cóndor de Plata que entrega la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina. Como si fuera poco, con sus 2.500.000 de espectadores, la película de Juan José Campanella entró en un cuadro de honor al sumarse a las películas argentinas más vistas de los últimos veinticinco años. Allí comparte posiciones con clásicos, como Camila , La tregua o Juan Moreira , entre algunas de las más vistas del cine nacional. Añadiendo su lugar en la historia, el Museo del Cine porteño la seleccionó como tapa de su Calendario 2010 que, de cara al Bicentenario, celebra el tema "Aquello que amamos", con postales sobre el tango, el bar, la playa o el mate, es decir cada una de las costumbres argentinas.

Ese almanaque será presentado mañana, en los jardines de Cinecolor, donde se espera la asistencia de Ricardo Darín y Guillermo Francella, tal como sucediera cuando el primero fue tapa con El aura , de Fabián Bielinsky, Graciela Borges con La Ciénaga o, la mismísima Mirtha Legrand, que acudió a recibir su almanaque con La doctora quiere tangos , clásico que protagonizó con Mariano Mores.

Dentro del almanaque 2010, hay lugar para muchas otras costumbres, algunas poco probables de contar con beneplácito (como los aeróbics de Susana Canales y María Aurelia Bisuti en La hostería del c aballito blanco), otras reconocidas por la Unesco como el tango, una imagen de Canción desesperada , de Jorge Coscia, con Maximiliano Guerra y Valeria de Luque, bailando tango en Nueva York, y un lugar muy especial para dos figuras de gran impacto popular: Sandro, en Destino de un capricho, y la familia de Esperando la carroza , de Alejandro Doria, película que cumple insospechados veinticinco años y se mantiene tan en vigor como entonces.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.