Cantar a un ídolo

Joaquin Phoenix habla los paralelos entre su vida y la de Johnny Cash, a quien interpreta en este film por el que está nominado al Oscar como mejor actor
(0)
7 de febrero de 2006  

Si la incomodidad de un astro de cine puede medirse por el número de cigarrillos que fuma, Joaquin Phoenix, apenas a media hora de iniciada la entrevista, ya está tres cigarrillos incómodo. Trata de ser comunicativo y amable porque está verdaderamente orgulloso de su interpretación de la leyenda del country Johnny Cash en "Johnny y June-Pasión y locura", y trata de promover el film -que se estrenará pasado mañana- pero, por cierto, al actor de 31 años la situación no le resulta fácil. Phoenix siente un miedo tan visceral a hablar de sí mismo, que cada vez que le formulo una pregunta inhala nicotina tan profundamente que temo que estalle. Hace poco se marchó de una entrevista de la revista Rolling Stone diciendo tan sólo: "Me voy". Aborrece hablar sobre la actuación. Se niega a hablar de su familia. Más que cualquier otra cosa, aborrece que le pregunten sobre la muerte de su hermano, el actor River Phoenix, en 1993, cuando Joaquín tenía 18 años. Acusa a los medios de entrometerse en su dolor y en el de su familia, por lo que agravan la pena. Su angustiada llamada al servicio médico de emergencia, mientras River moría en sus brazos de una dosis de drogas en la vereda de un nightclub de Los Angeles, fue repetida interminablemente por televisión y por radio. Sin embargo, Joaquin Phoenix sabe que hay algunas preguntas inevitablemente personales que son inevitables, mientras habla de su interpretación de Johnny Cash, asombrosamente potente, que ya les valió a él y su coprotagonista, Reese Witherspoon -que encarna a la segunda esposa de Cash, June Carter Cash- nominaciones al Oscar. Phoenix ha revelado gran valentía, e incluso imprudencia, al cantar con su propia voz, considerando que la profunda voz de Cash era única. El actor admite que cuando aceptó el papel estaba aterrorizado por esa perspectiva. "No sólo se trataba de cantar, sino de cantar a un icono", dice, con ese aire de cavilosa melancolía que le ha ganado el apodo del Montgomery Clift de la Generación X. "Es una voz tan conocida. Sólo esas cuatro palabras: «Hola, soy Johnny Cash». Era sobrecogedor. Las cosas de John son tan personales e íntimas."

En realidad, cuando Phoenix y Witherspoon fueron elegidos para el film, que varios habían tratado de hacer durante una década, nadie estaba seguro de que fueran capaces de cantar. Phoenix también debió cambiar su apariencia para el film, usar lentes de contacto marrones, afeitarse parte de la cabeza y ponerse tacones en los zapatos: Phoenix mide poco más de 1 metro 70, y Cash medía 1 metro 85.

Phoenix vio docenas de horas de videos de Cash, pero dice que su interpretación se basó especialmente en el hecho de que, tres años antes de que supiera que iba a encarnar al cantante, cenó con Cash y June en casa de ellos. Vio con sus propios ojos la compleja y estrecha relación de toda la vida entre el Hombre de Negro, la esposa que adoraba, la música de ambos y la guitarra de él, que Phoenix tuvo que aprender a tocar y a manejar como Cash.

"Siempre tuvo una guitarra", señala Phoenix. "Siempre parecía más cómodo con la guitarra. No le gustaba hablar en público sin su guitarra. Yo miré sus videos y pude advertir que incluso cuando se la colgaba a la espalda inmediatamente se lo veía más rígido e incómodo, y se distendía cuando volvía a deslizarla para ponerla adelante".

El y June eran dos personas completamente conectadas, y su amor mutuo y su amor por la música era evidente, y me sentí honrado por ser parte de eso", explica Phoenix, quien grabó 26 canciones de Cash para el film, incluyendo temas favoritos tales como "I Walk the Line", "Ring of Fire" y "Jackson".

El film, muy sensatamente, se ocupa sólo de la primera mitad de la vida de Cash. Empieza con su niñez brutalmente dura, en la Arkansas rural, donde fue hijo de un pobre campesino que cultivaba algodón y que fue reubicado durante la Depresión, e incluye la época que Cash pasó en la fuerza aérea, cuando empezó a grabar algunas de sus composiciones propias, entre las que se cuenta "Folsom Prison Blues", la canción que contiene uno de los versos más inquietantes de la música popular, el lamento de un prisionero: "Baleé a un hombre en Reno, sólo para ver cómo moría". La película termina con el famoso concierto de Cash en 1968, en la prisión, donde cantó ese tema, y que revitalizó su languideciente carrera.

Pero además de mostrar la primera etapa de su carrera, sus giras en las que cantaba el mismo tipo de repertorio que músicos como Ray Orbison y Elvis Presley -para quienes también compuso canciones-, el film se ocupa en realidad de la asombrosa historia de amor entre Johnny y June. Ambos estaban casados con otras personas cuando se conocieron, pero el matrimonio entre ambos duró hasta que murieron, con diferencia de pocos meses, en 2003. Sin embargo, durante muchos años, casados con otras personas, sólo pudieron expresar su amor mutuo cantando, en escena.

Más que coincidencias

Si Phoenix parecía perturbadoramente destinado a encarnar a Cash es porque "Walk the Line" también se ocupa de dos aspectos esenciales de la vida de Cash que coinciden de manera notable con la del actor. Como Phoenix, Cash tenía un adorado hermano mayor que murió demasiado joven -a los 12 años, en un espantoso accidente con una sierra circular-, una tragedia que persiguió a Cash durante toda su vida y que tiene en el film un lugar importante. Cash también libró una larga lucha con la adicción, que Phoenix interpreta con gran convicción. El año pasado, poco después de haber terminado de rodar "Walk the Line", Phoenix entró en rehabilitación. Por asombroso que resulte, el actor dice que no fue consciente de esas coincidencias cuando aceptó interpretar el rol.

"Es raro, porque cuando leí el guión no me di cuenta -dice-. Creo que fue porque me impactó más el tema de la música y la historia de amor. Creo que es algo más evidente para otras personas que para mí. Todo el mundo me ve como si cargara todo el tiempo con la pérdida de mi hermano, y eso no es justo -dice-. A decir verdad, es algo que he aceptado. Creo que hay una enorme diferencia entre perder a alguien a los siete años o perderlo a los 18; la concepción de la muerte es diferente, John, por lo que decía, sí cargó con la culpa y mucho dolor toda su vida debido a la pérdida de su hermano Jack, pero ésa no ha sido mi experiencia. Sé que eso es lo que la gente supone de mí, que cargo todo el tiempo con esa experiencia, pero no es así."

Phoenix dice que su problema era el alcohol, no las anfetaminas, como en el caso de Cash. En 1965, Cash fue arrestado en Texas mientras intentaba entrar drogas de contrabando desde México en la funda de la guitarra. "Es duro, pero en el caso de John, veía arañas que le salían del estómago y esas cosas. Mi experiencia nunca fue ésa. Empecé a beber más cuando no estaba trabajando o cuando terminaba algo. Terminé el film y no estaba trabajando, y descubrí que estaba bebiendo demasiado. La rehabilitación suena como algo muy dramático, como si uno fuera un adicto al crack, pero cuando uno bebe y es rico, como yo, en realidad va a una especie de country club y practica deportes. Aprendí que el alcoholismo tiene más que ver con la conducta y el pensamiento -agrega-, no necesariamente con beber. Beber es un intento de curar esos sentimientos que uno alberga, sean cuales fueren".

Hasta "Walk the Line", los papeles más importantes de Joaquin fueron el del joven enamorado de Nicole Kidman en "To die For" (1995), "8mm", con Nicholas Cage, y el del sociópata emperador Cómodo de "Gladiador" (2000), un papel que aparentemente le encantó.

Traducción: Mirta Rosenberg

La película en Cineclub Núcleo

  • Hoy, con la exhibición de "Johnny y June - Pasión y locura", comenzará la 53° temporada del Cineclub Núcleo. Fundado por Salvador Sammaritano, lleva a cabo sus funciones regulares los martes, a las 18 y a las 20.30, en el Cine Gaumont (Rivadavia 1635), con preestrenos y clásicos que se reponen los lunes, a las 19, en el Cosmos (Corrientes 2000). Para la semana próxima se programó "Soldado anónimo", de Sam Mendes, con Jake Gyllenhaal y Jamie Foxx. Consultas en el 4825-4102.
  • MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.