Opinión. Clooney: homenaje y robo