Cobra impulso la idea de rebajar las entradas de cine