Con aplausos y abucheos

El realizador lo calificó de "catastrófico". También "Tiresia", de Bertrand Bonello, y "Bright future", de Kiyoshi Kurosawa, dividieron aguas
(0)
21 de mayo de 2003  

CANNES.- La presentación de "Le temps du loup", el nuevo film del polémico director germano-austríaco Michael Haneke, fue el hecho más saliente de la séptima jornada del festival.

Tras ganar tres importantes premios en la edición de 2001 con "La profesora de piano", Haneke regresó a la sección oficial de Cannes con otra opresiva y aterradora película también protagonizada por Isabelle Huppert, aunque esta vez no compite por la Palma de Oro, ya que en el elenco, además de Béatrice Dalle, Olivier Gourmet y Brigitte Rouan, aparece Patrice Chéreau, que preside el jurado de este año.

En su séptima aparición en Cannes, Haneke despertó más abucheos que aplausos con "Le temps du loup", un film que él mismo definió como "catastrófico, pero sin esos clisés del género catástrofe que lo tornan irreal". La historia -que en algunos aspectos remite a "Horas de terror" ("Funny games"), su film de 1997- arranca con una típica familia de clase media acomodada que llega a su casa de campo. Al abrir la puerta, descubren que el lugar ha sido usurpado por un matrimonio de extranjeros con sus hijos. Casi de inmediato y sin que medien demasiadas explicaciones, el verdadero dueño de la casa es asesinado.

A partir de ese arranque devastador, la esposa y los hijos de la víctima no sólo quedan a la deriva emocional sino que empiezan a vagar perdidos por una zona sórdida, hostil y aislada del mundo. En ese deambular se ven forzados a sumarse a una patética y violenta comunidad de marginados (en su mayoría inmigrantes ilegales) en la que se sobrevive intercambiando desde alimentos hasta animales y objetos varios, mientras que a algunos no les queda más que degradarse al punto de vender sus propios cuerpos.

El film, seco, brutal, apocalíptico, y exquisitamente filmado sin apelar casi a los diálogos, fue bastante atacado aquí por la visión desesperanzada que ofrece. El realizador -acompañado en la conferencia de prensa por Huppert- indicó: "No me interesaba mostrar los desastres que aparecen en televisión sino cómo la gente debe convivir con otros seres humanos bajo presión y en situaciones extremas. Quería que los hechos resultaran creíbles, que el espectador sintiera que esa tragedia podría ocurrirle a cualquiera".

El director de "Código desconocido" anticipó además que ya está muy avanzado su nuevo proyecto, titulado "Caché", que será protagonizado por Juliette Binoche y Daniel Auteuil, y al que definió como "una perturbadora reflexión sobre la culpa, que es el tema recurrente de todos mis films".

Francia y Japón

En la competencia oficial, por su parte, se proyectaron dos largometrajes que generaron una reacción muy dividida. "Tiresia" es la tercera película de Bertrand Bonello, director francés de apenas 34 años, que venía de ganar la Semana de la Crítica 2001 con "El pornógrafo". Aquí revisita los mitos griegos mediante la historia de un joven que secuestra a un travesti brasileño que se prostituye en las afueras de París, y se obsesiona con él. Esta suerte de "Atame", pero mucho más solemne y pretenciosa que el film de Pedro Almodóvar, es una exploración de la identidad sexual que fue muy elogiada por parte de la crítica francesa (especialmente el diario Libération) y bastante resistida por los especialistas extranjeros.

Algo similar ocurrió con "Bright future", el nuevo trabajo de Kiyoshi Kurosawa. Este prolífico director japonés -de quien en la Argentina se vio una retrospectiva en la sala Lugones en la que se proyectaron extravagantes y muy personales películas como "Cure" y "Charisma"- es un favorito de Cannes, aunque por primera vez llega a la sección oficial. El film se centra en la relación entre Mamoru y Yuji, dos jóvenes amigos y compañeros de trabajo en una lavandería industrial. Cuando Mamoru asesina imprevista y brutalmente a su patrón, Yuji, un joven inestable que siempre ha vivido a la saga de su compinche, debe ocuparse de cuidar a la medusa venenosa de Mamoru, mientras empieza a relacionarse con el patético padre de éste y a descubrir la verdadera realidad de las cosas.

Séptimo arte con glamour

Mientras intelectuales y críticos juzgan la calidad de las películas presentadas -"Dogville" es la favorita hasta el momento-, afuera de las salas todo es glamour. Se suceden las presentaciones y cócteles en el bello marco de la Costa Azul, donde sus carísimos hoteles están igualmente repletos

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.