Fulboy, cuando jugar al fútbol es un trabajo