Dijo Bush: "Vuelvan a Disneylandia..."

(0)
6 de diciembre de 2001  

LOS ANGELES (ANSA y AFP).- En los parques Disney World y Disneylandia se celebró ayer el centésimo aniversario del nacimiento de su padre fundador, Walt Disney, en medio de polémicas por la profunda crisis por la que atraviesan ambos centros de entretenimiento (uno de los más populares mitos norteamericanos) y en una atmósfera gris tras los ataques del 11 de septiembre.

"Vuelvan a Disney World, vuelvan a Disneylandia", dijo el presidente norteamericano, George W. Bush, que anteayer visitó el parque que Disney tiene en el Estado de Florida y habló con un grupo de trabajadores de los célebres predios desiertos de turistas por miedo a nuevos atentados.

En Disney World, cerca de Los Angeles, Julie Andrews, la protagonista de "Mary Poppins", fue la encargada de dar color al festejo, mientras en Beverly Hills los grandes de Hollywood festejaron al rey del dibujo animado con un tributo de raras filmaciones y debates organizados por la American Motion Pictures of America.

Para el mundo del entretenimiento, Walt Disney, que murió en 1966 a los 66 años, es un pionero del cine de animación, el creador del ratón Mickey y una de las fuerzas que más plasmaron la cultura pop a mitad del siglo XX.

Para muchos adolescentes, Disney hoy es simplemente una marca. Y para muchos en los Estados Unidos -a juzgar por la cantidad de biografías- también es objeto de cuestionamientos que le dieron a la celebración un aire de luces y sombras.

"Recuerdo haber sido llevado por mi madre a ver Pinocho. Me gustaba el calor de sus personajes, aunque hoy prefiero a Bugs Bunny", recordó Woody Allen en la gala homenaje de la Academy of Motion Pictures.

Para la actriz Angelina Jolie, también presente en la ceremonia, su personaje favorito era el elefante de grandes orejas Dumbo, que -recordó- "se reía de sus peculiaridades y finalmente estaba orgulloso y por eso aprendió a volar".

La crisis se extiende

Los problemas no sólo afectan a los tradicionales parques temáticos de Disney. La desaceleración de la economía norteamericana, empeorada por los atentados del 11 de septiembre, y el éxodo de los rodajes a países con costos más baratos le hicieron perder a Hollywood este año 3700 puestos de trabajo.

Estos datos se dieron a conocer en momentos en que un grupo de la industria del cine de los Estados Unidos se prepara para presentar ante el Departamento de Comercio una petición con 80.000 firmas pidiendo que Washington penalice a los estudios que desplazan sus rodajes a Canadá para beneficiarse de los subsidios que ese país otorga.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.