Opinión. Dos viejos conocidos ahora se agrandan