Ealing, el nuevo Hollywood