Cine. El extraño caso de los títulos mutantes