El regreso de los muertos vivos

(0)
22 de abril de 2004  

"El amanecer de los muertos" ("Dawn of the dead", EE.UU./2003). Dirección: Zack Snyder. Con Sarah Polley, Ving Rhames, Jake Weber, Mekhi Phifer y otros. Guión: James Gunn, basado en la historia de George A. Romero. Fotografía: Matthew F. Lleonetti. Música: Tyler Bates. Presentada por United International Pictures. Duración: 98 minutos. Calificación: sólo para mayores de 16 años, con reservas.

Nuestra opinión: buena

Hace casi treinta años, el realizador George A. Romero fue uno de los puntales del cine norteamericano de horror, de ese cine que mostraba zombies y espectros, resucitados vengativos y monstruosos individuos dispuestos a apoderarse del planeta Tierra y a convertir a los inocentes en repugnantes seres de otras galaxias. Con el tiempo, sus películas, y las de sus decenas de imitadores, se transformaron en films de culto, o como suelen etiquetarlas algunos críticos, historias bizarras. Pero indudablemente este género parece haber reverdecido, y así lo hace saber el director Zack Snyder al retomar el libreto que Romero hizo nacer con el título "El amanecer de los muertos", quitarle muchas telarañas y convertirlo en una nueva versión de aquella historia que parecía enclavada en el pasado.

No hace falta advertir que "El amanecer de los muertos" está dedicada a los todavía fervorosos apasionados por "las películas de miedo" y debe ser totalmente descartada por quienes sean impresionables o buscadores de la lógica y de la razón. Aquí, la trama vuelve a insertarse en el momento en que el mundo se convierte en una pesadilla. La población del planeta está bajo el ataque de una plaga mortal inexplicable e insondable. Los muertos ya no están muertos y cadáveres hambrientos van en busca de su próxima comida y persiguen a los pocos mortales que todavía existen.

Ana, la protagonista de esta fantasía, huye de su casa y se une a un pequeño grupo de sobrevivientes comandado por un estoico oficial de policía. Ambos, junto a un vendedor callejero, a un simple hombre de barrio y a no muchos más todavía no contaminados por la peste de los zombies, se refugian en un centro comercial abandonado, y desde allí deberán luchar contra esos seres siempre necesitados de carne humana.

Nada demasiado nuevo

Los modernos efectos especiales fueron, para los responsables de este film, tan atractivos como necesarios. Estas técnicas permitieron al director Zack Snyder concebir la nueva versión de aquella vieja película. Y aquí, otra vez, litros de sangre, terror a la vuelta de cada puerta, ventana o viga y terroríficas máscaras se encargan, con poca sutileza y algún rasgo de humor, de volver a poner en pantalla a los muertos que vuelven a la vida y que sólo pueden dejar de existir si se les destruye la cabeza.

Nada es demasiado nuevo en "El amanecer de los muertos". Pero, en memoria de la nostalgia, vale la pena volver a apoltronarse frente a la pantalla y, con algunos gramos de adrenalina, bastante pochoclo y abundantes gaseosas, los seguidores del género no saldrán defraudados ante este relato resuelto técnicamente con astucia y empapado de rojo rabioso y de horror desmesurado.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.