En la intimidad del proceso creativo

Se estrenará un documental
Se estrenará un documental
(0)
27 de septiembre de 2005  

"Espejo para cuando me pruebe el smoking", es el título del film de Alejandro Fernández Mouján que se estrenará pasado mañana. Es, también, el de una obra del escultor Ricardo Longhini, cuyo proceso creativo sigue este documental que se verá en el cine Cosmos y en el complejo Tita Merello.

La película de Mouján, exhibida en la última edición del festival de cine independiente porteño, introduce al espectador en la intimidad creativa de Longhini, a partir de una fecha que marcó a la Argentina: el 20 de diciembre de 2001. Ese día, como miles de ciudadanos, Longhini estuvo en la Plaza de Mayo. Pocas horas después de la trágica revuelta, volvió al lugar, ya sin gente, pero sembrado de restos que guardó en sus bolsillos: cápsulas de gas lacrimógeno, cartuchos de escopeta, balas de goma, etcétera. Con esos elementos regresó a su taller de La Boca e inició lo que muchos meses después fue uno de sus varios testimonios artísticos sobre la realidad de nuestro país, "Argentinitos (20 de diciembre de 2001)".

El largometraje de Fernández Mouján (director de "Las Palmas, Chaco", "Un tango para Misiones" y "Banderas de humo", entre otros documentales) da cuenta del laborioso trabajo de Longhini hasta terminar aquella obra. Pero no se detiene sólo en ella, ni es éste el único aspecto que aborda. "Espejo para cuando me pruebe el smoking" cuenta cómo produce este artista sus magníficas piezas, caracterizadas por el ensamble de los más variados materiales y por una fuerte intencionalidad poética y política.

"El film es una cronología de tres años en los que Ricardo, con la sola compañía de su perra, en su taller del barrio de La Boca, trabaja en esta y otras obras", explica Fernández Mouján en el material de prensa sobre su película. "A través de estos momentos -agrega el director- nos introducimos en la intimidad del proceso creativo, en su complejidad, desde la idea hasta la búsqueda de los materiales más diversos, las intenciones del artista, los caminos que elige, los materiales que emplea, la relación que establece con éstos y los resultados de su trabajo."

Durante cien minutos, el director va revelando la intimidad creativa de Longhini, respetando los tiempos del escultor, acompañándolo con una cámara que observa, escucha, descubre pequeños detalles y acerca al espectador al universo y la obra de este artista comprometido con su tiempo.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.