Entre el deseo y la culpa

Su interpretación de una mujer adúltera fue considerada por la crítica norteamericana como el papel de su vida
Su interpretación de una mujer adúltera fue considerada por la crítica norteamericana como el papel de su vida
(0)
10 de junio de 2002  

LOS ANGELES (The New York Times).- "La situación llegó a tales extremos que mi encargada de maquillaje me regaló una camiseta con el letrero "Artista de porno" en el frente," dice Diane Lane, con un gesto. La artista está hablando de su nuevo film, "Infidelidad" ("Unfaithful"), y de las tres semanas que dedicó a filmar algunas de las escenas de amor más explícitas que se hayan plasmado en el celuloide.

De hecho, tuvo tanta acción en la cama con el sensual astro francés Olivier Martinez que se hernió un disco en la columna vertebral. "Recibí una compensación por lesión laboral de la Twentieth Century Fox -dice, riendo de buena gana-. ¿Cuántas veces puedes besar a alguien con el cuerpo casi cayéndose de la cama? Eso casi me mató."

Meses después, saludable nuevamente y lista para ser entrevistada en el Four Seasons Hotel, de Los Angeles, todavía proyecta una imagen de seductora en pantalones Levi´s pegados a la piel, una camiseta blanca y zapatos negros con altos y agudos tacones que ella misma llama "mis zapatos de zorra". Su pelirroja melena cae suelta sobre los hombros y fuma cigarrillos al estilo de las antiguas estrellas de cine, creando grandes nubes de humo con cada bocanada.

El director de "Infidelidad", Adrian Lyne, dice que Lane es una de las mujeres más sensuales de Hollywood y, como director de "Atracción fatal" (1987), "Propuesta indecente" (1993) y "Lolita" (1997), sin duda es alguien que sabe lo que dice. "Diana tiene una cualidad muy erótica -dice Lyne en una entrevista por separado-. Sin duda tiene una gran sensualidad. Pero también es increíblemente agradable, y eso es muy inusual: las mujeres sensuales tienden a ser duras. Diane es muy normal, pero aun así es muy sensual. Basta con verla en la vida real."

En "Infidelidad", que se estrenará este jueves, hace el papel de una feliz esposa suburbana que, inesperadamente, engaña a su marido (Richard Gere) con un joven comerciante de libros usados (Martinez), a quien conoce en las calles de Boston durante una tormenta. Lane, quien hizo el papel de otra mujer adúltera en el film de época "A Walk in the Moon" (1999), admite que tuvo sus dudas acerca de "Infidelidad".

"Por una parte -dice-, realmente quería hacer este film, porque vivimos en una sociedad muy puritana. Esta película no sermonea. También me encantó que esta mujer a la que represento no es una víctima: no presenta disculpas. Y tampoco engaña a su marido por ser una mujer golpeada o no atendida, o porque esté hambrienta de amor debido a un esposo negligente. "Es simplemente una mujer muy humana que, como cualquiera de nosotras, es vulnerable en cualquier momento -dice-. Todos somos vulnerables por nuestras pasiones insatisfechas."

Dicho lo anterior, admite que aun así no estaba segura acerca de las ardientes escenas sexuales. Tener a Gere a su lado fue una gran ayuda, dice, porque los dos han sido amigos desde que fueron coprotagonistas en "The Cotton Club" (1984), hace cerca de 20 años. "Caer en brazos de Richard fue como caer en una red de seguridad -dice-. Yo siempre sentí que Richard era un hermano mayor y un consejero y protector. El siempre creyó en mí, incluso cuando yo misma dudaba de algunas cosas. Estoy segura de que, como adolescente en "The Cotton Club", yo proyecté una imagen de una mujer completamente malvada -añade Lane-. Incluso entonces, Richard se me acercó, en esa forma tan discreta que tiene, y me dijo: "Puedo ver que estás terriblemente insegura, pero todo saldrá bien". Digamos que él me entendió a la perfección de inmediato."

Esto no quiere decir que Gere no se haya sumado a las cosas que la hacían sentirse insegura, admite. "Hicimos una escena en la cama en "The Cotton Club" -recuerda-. Yo me subí después de que Richard ya estaba bajo las sábanas, y le dije: "Perdona, Richard, pero la cámara no nos ve debajo de las sábanas, así que no tienes que estar completamente desnudo. Puedes ponerte, ya sabes, algo de ropa interior". Y él me respondió: «No, así está bien»".

En una entrevista por separado, Gere no niega precisamente esa anécdota. "¿Que yo hice qué? -pregunta-. ¡Estoy tan viejo ahora que la memoria me está fallando!" Ex actriz infantil, Lane nunca se convirtió en una estrella como algunos esperaban después de "The Cotton Club". En los últimos tiempos, sin embargo, ha tenido actuaciones elogiadas por la crítica en "A Walk on the Moon" y "Una tormenta perfecta" (2000), y su carrera parece haber iniciado un marcado ascenso. "Algunos de nosotros simplemente maduramos más tarde -dice la actriz-. Al menos así es como yo lo veo."

Lane tenia 16 años cuando su carrera llegó a su cúspide con "Un pequeño romance" (1979), que ella coprotagonizó con Laurence Olivier. Pero en realidad había estado actuando desde que tenía 6 años, y ya para entonces sabía lo que quería hacer con su vida. "A los 14 años estaba en locación y me hospedaba en un cuarto de hotel sin que mis padres estuvieran conmigo -recuerda-. A veces me levantaba a media noche y caminaba por la ciudad, en busca de tiendas de discos que pudieran estar abiertas. No había nadie que pudiera decirme que fácilmente podía resultar lastimada. Era una locura, pero yo me sentía muy libre. Estaba viviendo una existencia de adulto, y para mí eso era excelente, porque me encantaba estar con adultos todo el día. Los chicos me aburrían."

La mayoría de las posteriores películas de Lane no alcanzaron la altura de "Un pequeño romance", incluyendo "Los marginales" (1983), "La ley de la calle" (1983), "The Big Town" (1987) y "Knight Moves" (1993). Y prácticamente tocó fondo con "Judge Dredd" (1995). "Yo siempre me vi como una artista -dice-. Tuve que crecer y comprender que éste era un negocio. En el negocio cinematográfico te pueden quitar todo si no quieres participar en su juego, lo cual es realmente como en la escuela preparatoria. Es una gran competencia de popularidad. También es preciso comprender que una tiene escaso control sobre el producto terminado, cuando se está hablando de una película. Esa es una dura lección cuando una pone todo el corazón en un papel, pero finalmente se acaba por comprender que un estudio puede destrozar un film, puede poner música ruidosa en el lugar equivocado y vender el producto como algo que no es."

Madre de una niña de 9 años, puede imaginar el día en que abandone la actuación. "Un día me gustaría dirigir -confiesa Lane-, porque no quiero ser fotografiada toda la vida. En estos momentos dirigir es un trabajo que consume demasiado tiempo para quien tiene una hija pequeña, pero algún día lo haré."

Después de idilios muy publicitados con Timothy Hutton, Christopher Atkins y Matt Dillon -sin mencionar, por supuesto, un disputado divorcio del ex ídolo de las adolescentes Christopher Lambert- ahora es soltera, pero admite que esta viéndose con alguien en una relación seria. "¡Ya estoy comprometida! -dice, riendo-, porque soy más feliz cuando estoy involucrada con otra persona... aunque se supone que una no debe admitirlo." Se niega, sin embargo, a revelar el nombre de su amante. "El tiempo lo revelará todo -bromea-, y éste no es todavía el momento. Aunque puedo asegurar que no es Tom Cruise."

En un tiempo protagonista infaltable en las fiestas de Hollywood, Lane se ha retirado de ese mundo en años recientes. "Siento que mi vida es la comida completa que necesito -dice-. Me he asentado. Obtengo de la vida un enorme placer al ser madre." En ocasiones, no obstante, su pasado la alcanza. "A veces tengo que ver mi material pasado -dice, con un gesto de desagrado-. Entro en el estudio y mi hija está viendo "Un pequeño romance" en la videograbadora. Lo peor de todo es que esa película es acerca de una chica que se fuga de su casa cuando es adolescente, sólo para poder besar a un muchacho en un país extranjero. Y ahora francamente no estoy de acuerdo con ese argumento. Y le digo: "Mi vida, no puedes fugarte, sino hasta que tengas 18 años, pese a lo que una tonta película diga que lo puedes hacer!"

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.