Fábula amarga con un ritmo por demás cansino