Opinión. Federico Fellini, de puño y letra