Filmar, pese al corralito

Juan José Jusid comenzó a rodar su nueva película, "Apasionados", una coproducción con España
(0)
25 de enero de 2002  

"Probablemente esta película sea una transición dentro del trabajo que vengo realizando, porque es un proyecto propio. Es un guión cuya idea original es mía, en el que trabajamos cuatro guionistas. Después de un año, la versión definitiva quedó terminada en diciembre pasado. Hay un compromiso personal distinto del de una película hecha por encargo, en las que las propuestas vienen de la productora", analiza Juan José Jusid.

Con el respaldo de Telefé -empresa para la que antes dirigió las millonarias, en entradas vendidas,"Papá es un ídolo", "Esa maldita costilla" y "Un argentino en Nueva York"-, Jusid vuelve al set. Es uno de los escasísimos realizadores que han salido a filmar en medio del corralito y de los vaivenes de la cambiante "realidad nacional".

En estos días comenzó el rodaje de "Apasionados", comedia romántica que cuenta con un elenco encabezado por Pablo Echarri, Nancy Duplaá, Natalia Verbeke, Pablo Rago y Héctor Alterio.

Según el plan de filmación, después de rodar en Buenos Aires y en el glaciar Perito Moreno, el rodaje concluirá a mediados de marzo en Toledo e Ibiza. El argumento lleva la firma de Alex Ferrara, Marcela Guerty, Raúl Becerra y el propio realizador. La producción argentina (también intervienen inversionistas españoles) está a cargo de Carlos Mentasti.

-¿Cuál es el tema que predomina en tu nueva película?

-Es una mirada sobre los sentimientos, sobre la pasión, y la forma en que esto maneja a la gente. Aparentemente hay una relación consolidada y una serie de cosas que están absolutamente firmes, pero ciertas conductas que los personajes desarrollan van cambiando el orden establecido, haciendo que cada uno empiece a ser esclavo de los sentimientos, de los impulsos, de las reacciones de los otros. O sea que lo único seguro es que no hay nada seguro, y es bueno aceptarlo como tal. Lo que me interesó de esta historia sobre la relación que se establece entre tres personas es cómo en determinado momento los sentimientos van modificando las cosas que internamente pasan entre la gente: los afectos, las atracciones. Y cómo lo que está ordenado de una manera comienza a modificarse, a desbalancearse, a generar apasionamientos, a veces angustia, a veces felicidad. Es tratar de entender que los afectos pasan por ahí. Porque pretender tener las cosas bajo control es un acto de enorme ingenuidad, es no saber de qué naturaleza son las fantasías.

-¿Cómo es la historia?

-Tiene que ver con la relación de tres jóvenes, cuyas peripecias ocurren en algo más de un año. En ese lapso se va contando lo que sucede a partir de las cosas que ellos van provocando. La historia es, básicamente, sobre esta relación de triángulo que integran Pablo Echarri (Nico, un guía de turismo), Nancy Duplaá (Lucía, dueña de una agencia de turismo-aventura), y Natalia Verbeke (Uma, una azafata española). También hay un personaje muy importante, Roberto (Pablo Rago), que establece una serie de desequilibrios, además de ser alguien que reflexiona sobre las cosas que van pasando. Y en otro rol de peso dentro del relato está Héctor Alterio. Nuestra mirada sobre la historia no es enjuiciadora: tiene mucha ternura y humor. Además, sospecho -y espero- que lo que pasa en la película producirá en la gente una identificación gigantesca.

-¿Desarrollar un proyecto propio implica más responsabilidad?

-Sí. Profesionalmente es igual: uno es un director que realiza. Siento que hice todas las películas del mismo modo, transpirando la camiseta profundamente. Pero en este caso hay una consustanciación de ciertos contenidos que tienen que ver con cosas que estuvieron presentes en algunas películas muy personales, como "¿Dónde estás, amor de mi vida..?", donde pude reflexionar sobre la relación afectiva entre la gente.

-Cuando hablás de "transición", ¿te referís concretamente a un quiebre con relación a tus películas anteriores?

-En "Apasionados" hay un trabajo previo distinto. Esto que subrayo de que fue un año de trabajo en el guión, marca una actitud perfeccionista y obsesiva de todo el grupo, que realmente funcionó, porque todos toleraron las nuevas versiones, las amputaciones y reelaboraciones, cosa que no es fácil.

-Vos tenías la última palabra...

-Sí. Al haber puesto en marcha todo, yo tenía la cola apoyada igual que los demás en el trabajo, pero de alguna manera tenía el poder de aprobación. Esto entraña una responsabilidad mayor. Y como en producción la película no estaba diseñada para hacerla inmediatamente, pudimos tener un tiempo de elaboración del libro que muchas veces, por las necesidades industriales de un film, no se puede tener.

-Antes de "Un argentino en Nueva York" filmaste "Bajo bandera", que marcó otro punto de inflexión en tu filmografía. ¿En esa película hiciste la última apuesta por el cine más testimonial y de mayor contenido ideológico?

-Sí, incluso por un cine de tipo político. Dentro de las películas que hice, hubo algunas que respondieron a motivaciones distintas, que además tienen que ver con las etapas internas de uno, siendo un director que eligió bastante lo que filmaba. Hice largometrajes con un fuerte contenido político. "Asesinato en el Senado de la Nación" figura en un manual alemán sobre el cine político del mundo, donde le dedican un capítulo, como una película modelo del desarrollo ideológico, del cine que cuestiona todo un orden establecido. Es un film que hasta en el tratamiento visual fue elaborado de una forma fría, para permitir que el espectador mirara las cosas desde afuera. Si se quiere, es algo curioso, porque también hice películas muy cálidas, que tuvieron que ver con la ternura y los afectos, algo que naturalmente me inclino a hacer y con lo que tiene que ver "Apasionados".

-Hay quienes dicen: no quiero ir al cine para sufrir. ¿Es una de las motivaciones que te llevan a contar una comedia romántica?

-Esa es una frase que estoy cansado de escuchar, pero no en los espectadores comunes, sino en muchos jóvenes intelectuales amigos, que dicen: "El sábado, cuando salgo, y antes de ir a comer la pizza, quiero estar bien". Y no me parece una cosa descalificadora del cine, que ha producido maravillas, como las películas de Chaplin o "Cantando bajo la lluvia", que han logrado entretener hasta la actualidad. Eso es algo que con el tiempo, cada vez fui teniendo más claro.

-¿Eso significa que resignás la posibilidad de expresar tu línea de pensamiento?

-Puedo llegar a opinar, a reflexionar, a meter alguna idea con respecto a lo que pienso de los humanos. Pero teniendo en cuenta que estoy contando un cuento y que el público se entrega, mi obligación es contarles ese cuento -sea del género que fuese- lo mejor posible. Creo que la gente está esperando algo determinado, y uno tiene que ser consciente de esto. A veces, tengo mis enfrentamientos con jóvenes y renovados directores, que se sorprenden porque las películas (prestigiosas o no; bien tratadas por la crítica o no) convocan a muy pocos espectadores. Eso tiene que ver con que la gente tiene ciertas necesidades, que son independientes de las que tiene el realizador. Y eso hay que entenderlo.

-¿Por qué suponer que la historia de "Apasionados" tendrá que ver con las necesidades el público?

-Porque, de alguna manera, lo que le va a pasar a estos tres personajes tiene que ver con la experiencia, con las fantasías que tienen todos los humanos. Y no vamos a estar hablando de algo desconocido ni extraño, sino de algo que seguramente aparecerá en la discusión posterior a la visión del film, eso que de algún modo está en el inconsciente colectivo.

-¿Al estilo de los comentarios que en su momento generó "Propuesta indecente", frente a la posibilidad de aceptar un flirteo extra matrimonial a cambio de un millón de dólares?

(Sonríe) -Algo parecido a ese tipo de cosas, que son motivo de debate y de fantasías. Pero más no puedo, ni me gusta, contar... Eso se verá en la película que, según el plan, estará en los cines el 6 o el 13 de junio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?