No hubo presencia argentina entre los premiados de la sección oficial. Fin de un San Sebastián "de capa caída"