Estreno. Hollywood juega con la catástrofe antes de una elección crucial