Fue la primera vez que se proyectó un film en la sala montevideana. Homenajes y emoción en el Solís