Opinión. Indiana y otros héroes que anticipan el verano