Opinión. Jaoui-Bacri: un espejo risueño, pero revelador