Cine. La Argentina, fuerte en Locarno