La belleza, según Paltrow

La actriz protagoniza dos comedias; una de ellas es un tierno alegato contra la delgadez extrema
(0)
17 de diciembre de 2001  

NUEVA YORK (The New York Times).- Como muchos de nosotros, Gwyneth Paltrow ahora ve su vida en términos de "antes" y "después". Antes del 11 de septiembre, admite Paltrow, ella disfrutaba de la vida privilegiada de una estrella de cine. De hecho, en la mañana que el World Trade Center fue atacado, Paltrow se había levantado temprano para tomar su clase de yoga en el complejo deportivo Chelsea Piers, en Manhattan. "Unos dos minutos después de que llegué a casa, mi amiga Julia me llamó por teléfono y dijo: «Gwyn, conecta la televisión»", recuerda la actriz. "Mis padres se conectaron por la otra línea para rogarme: "Por favor, mi vida, no salgas a la calle. No abras tus ventanas ni tus puertas, en caso de que haya un agente biológico". Yo estaba viendo la televisión mientras esos edificios cerca de mi casa se estaban desplomando", dice la esbelta actriz de 29 años, mientras sus ojos se humedecen. "En ese punto, nada importa si una es una persona importante. Nada importa si una tiene un Oscar en un aparador. Todo lo que quería era salir de la ciudad y estar con mi mamá y mi papá. Honestamente, no creo ser la misma persona que era antes del 11 de septiembre -dice-. Esto me ha cambiado. Sí, aún sigo viviendo en la ciudad de Nueva York y continúo cumpliendo con mis compromisos y actividades. Pero me preocupo acerca de la seguridad. Me preocupo mucho."

Genialidad y sobrepeso

Por supuesto, el negocio del espectáculo debe continuar. De hecho, en los Estados Unidos hay dos películas de Paltrow en esta temporada navideña. Paltrow hace el papel de Helen Tenenbaum en "The Royal Tenenbaums", donde actúa dirigida por Wes Anderson (el mismo director de "Rushmore"). El film la presenta como la hija adoptada de una familia de genios encabezada por Anjelica Huston y Gene Hackman, y a ella como igualmente dotada desde el punto de vista intelectual. El elenco incluye a Luke Wilson -actual novio de Paltrow-, Ben Stiller, Bill Murray y Owen Wilson.

Paltrow también es la estrella en "Shallow Hal", una comedia de los hermanos Farrelly, Peter y Bobby. La actriz espera que ambas películas sirvan a un propósito común. "Me siento feliz de haber hecho dos comedias", dice. "Cuando menos durante un par de horas, estos films, al menos eso espero, harán que la gente olvide sus preocupaciones. De hecho, vi ambos films por primera vez el otro día y, honradamente, fue muy agradable estar sentada en la oscuridad durante unas cuantas horas y simplemente sonreír. En primer lugar, la idea de presentarme como un genio es algo muy divertido para mí", dice, riendo de buena gana. "Siempre he sido lista, es cierto, pero, ¿un genio? Por favor... También me encantó que mi personaje sea tan inteligente, pero infeliz. Muestra que en ocasiones la gente más inteligente realmente no sabe nada de la vida."

En "Shallow Hal", la actriz es la más asidua clienta de la fila para el buffet. Paltrow hace el papel de una mujer que pesa 140 kilos y es el objeto del amor de Hal, encarnado por Jack Black (el actor de "Alta fidelidad"). Hal es el ejemplo clásico del tipo superficial que sólo quiere a una mujer por su cuerpo. Pero un día se queda atrapado en un ascensor con un gurú de la autoayuda, Tony Robbins, que, de alguna manera lo hechiza. Súbitamente Hal se vuelve ciego a las apariencias y sólo es capaz de ver la belleza interna de las personas. En su imagen mental, el personaje de Paltrow se ve como una mujer de talla 2 porque es una chica realmente dulce.

Sin crueldades

"Me preocupé mucho acerca de este guión -admite Paltrow-. Dije que no haría nada que fuera cruel o mezquino. Tengo amigas que han estado luchando con el problema de su peso durante años." Aunque ella misma nunca ha tenido que combatir la obesidad, Paltrow dice que puede identificarse con el personaje. "Siempre he sido una persona esbelta, pero he tenido problemas con mi cuerpo -dice Paltrow-. A lo largo de la mayor parte de mi adolescencia me sentía muy torpe y falta de atractivo. Yo era muy pequeña para mi edad, y muy delgada. Sólo a partir de los 16 o los 17 años empecé a sentirme cómoda dentro de mi piel."

En realidad, incluso ahora tiene problemas con un cuerpo que ha sido elogiado y presentado en numerosas revistas de modas. "Hace algunos años dejé de fumar y adopté una dieta macrobiótica -dice-. Aumenté unos cuantos kilitos, y las periodistas de chismes se mostraron muy crueles acerca de eso. Hubo gente que escribió columnas enteras diciendo que yo estaba poniéndome obesa. Eso me hizo preguntarme cuál es el estándar de delgadez en estos tiempos", continúa. "¿Hasta qué punto una mujer debe ser delgada? Realmente es muy injusto que nos impongan estos estándares imposibles y alguien esté señalando con el dedo. Hace poco estaba leyendo un artículo acerca de Liv Tyler en el que se sugería que ella no era lo suficientemente delgada. Eso me disgusta -dice Paltrow-. Y debería disgustar a todo el mundo. Liv es una las actrices más bellas y talentosas que hay. Me hace sentir triste que la industria cinematográfica, en la que trabajo no le de la mayor importancia al talento."

El talento es parte de los genes de Paltrow. Ella es hija del director Bruce Paltrow y de la actriz Blythe Danner, ganadora de un Trofeo Tony. Cuando era niña, rogaba a sus padres que le permitieran actuar. "Eran muy firmes -recuerda- y me dijeron que debía esperar hasta que fuera mayor. No deseaban tener una engreída actriz infantil en la casa." Tenía 11 años antes de que, finalmente, le permitieran trabajar en producciones teatrales de verano.

Empezó con "Picnic", de Inge, con su madre, en el Williamstown Theater Festival, en Massachusetts. Posteriormente, Paltrow abandonó sus estudios de historia del arte, en la Universidad de California, para seguir actuando. Hizo su debut fílmico en "Shout" (1991), seguido por "Hook" (1991). Recibió grandes elogios de la crítica por su actuación en "Flesh and Bone" (1993) y siguió con films como "Jefferson in Paris" (1995), "Pecados capitales" (1995), "Emma" (1996), "Dos vidas en un instante" (1998), "Un crimen perfecto" (1998) y "El talentoso señor Ripley" (1999). Su papel como la enamorada del teatro Viola de Lesseps en "Shakespeare apasionado" (1998) le permitió ganar el Oscar a la mejor actriz. Luego ha aparecido en "A dúo" (2000), "Un vuelco del corazón" (2000) y "Fiesta de aniversario" (2001).

Su estrella sigue en ascenso: Paltrow recibió 10 millones de dólares para actuar en el film dramático "A View From the Top". En su vida privada, Paltrow ha sido vista con varios actores prominentes. Rompió su compromiso matrimonial con Brad Pitt en 1997, argumentando que ninguno de los dos podía encontrar tiempo para un matrimonio feliz debido a sus intensas carreras profesionales.

Una relación subsecuente con el actor Ben Affleck también acabo por deshacerse, y su idilio con Wilson se desarrolló en el escenario de "The Royal Tenenbaums". En cuanto al futuro, dice, el panorama es incierto. "Todavía no estoy lista para el matrimonio y los hijos", dice Paltrow. "Tengo muchas otras cosas que hacer antes."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.