La comedia de la prófuga y el abogado

(0)
15 de mayo de 2003  

"Una intrusa en la familia" ("Bringing down the House", EE.UU./2003). Dirección: Adam Shankman. Con Steve Martin, Queen Latifah, Eugene Levy, Joan Plowright y otros. Guión: Jason Filardi. Fotografía: Julio Macat. Música: Lalo Schifrin. Presentada por Buena Vista International. Duración: 104 minutos. Apta para todo público.

Nuestra opinión: bueno

Peter es un abogado divorciado, puritano, nervioso y obsesionado con su trabajo. El mayor de sus problemas es que todavía continúa enamorado de su ex esposa y, en su decisión de dejar atrás su pasado se comunica asiduamente por Internet con una abogada atractiva y simpática que, entre mensaje y mensaje, Peter imagina como un bálsamo para recomponer una vida hogareña que cada día extraña más.

Pero cuando esa mujer ideada por Peter cobra vida, él descubre que durante mucho tiempo su fantasía lo estuvo traicionando ya que Charlene no es refinada, nunca asistió a una universidad de prestigio, no es abogada y, para colmo, es negra.

La sorpresa de Peter no puede ser mayor cuando la mujer, que se introduce descaradamente en su casa, le confiesa que es una prófuga de la ley, proclama su inocencia en el delito que la policía le imputa y desea que el abogado la ayude a limpiar su nombre.

De aquí en más "Una intrusa en la familia" se asienta en ese estilo de comedias al que están tan acostumbrados los productores norteamericanos en su afán por divertir mediante alguna trama zumbona, portadora de cierto mensaje antirracista y de disparatadas situaciones que, entre aventuras y desventuras, llegan a un final feliz, preanunciando desde las primeras secuencias.

El director Adam Shankman, diestro en el manejo de este género, contó con un guión que une habilidad con simpatía, y así la historia se desliza sobre esa guerra de nervios entre Peter y Charlene, el primero para escapar de las pretensiones de esa mujer que se incrustó en su vida, y ella para tratar de demostrar su inocencia y, luego, para transformarse en una especie de Cupido en la azarosa existencia romántica del abogado que, cada vez más, necesita a su ex esposa.

Entretener con astucia

El lazo que se forma entre esta pareja despareja permite, con acertados gags y diálogos ingeniosamente elaborados, desarrollar una anécdota que, sin ser demasiado original en tan transitado género, se convierte en un agradable pasatiempo sazonado con alguna pátima de picardía que nunca roza el mal gusto ni acude al golpe bajo.

Así, con mucha energía y una acertada pintura de personajes, el film transita cómodamente la historia de sus dos protagonistas inmersos primero en la enemistad y luego en la comprensión mutua que, tanto el abogado como su clienta a la fuerza, van tejiendo entre la comicidad y la ternura. Para que el relato pudiese funcionar aceitadamente se necesitaba la colaboración de dos actores muy duchos en el género. Y Steve Martin, uno de los intérpretes más expertos en la comedia, supo sacar provecho de ese abogado que, entre travesuras y problemas, llega a su meta propuesta: reconquistar a su ex esposa y dejar en claro que su clienta es inocente de todos los cargos de los que le acusa la ley.

Queen Latifah, una de las raperas más respetadas del panorama musical de los Estados Unidos, ya había dado muestras de sus cualidades artísticas en "Chicago", trabajo que le valió una nominación al Oscar por su interpretación de Mama Morton. En "Una intrusa en la familia" vuelve a ratificar sus condiciones para ese tipo de composiciones en las que debe aunar la más atrevida frescura con esa tan particular voz que, aquí, pone a disposición de algunos temas musicales.

El resto del elenco no desentona en esta narración tan cordial como entretenida que cuenta, además, con el buen sostén de la impecable fotografía de Julio Macat y de los pegadizos arpegios de nuestro muy conocido Lalo Schifrin.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.