La comedia, para hablar en serio