La desintegración está en las propias palabras