Festival de San Sebastián. La familia, en competencia