Competencia y reconocimiento. La jornada más emotiva del festival