Ben Laden: la nueva obsesión de Hollywood

Kathryn Bigelow vislumbra una oportunidad de película tras la muerte del líder de Al-Qaeda
Marcelo Stiletano
(0)
4 de mayo de 2011  

A las expresiones simultáneas de júbilo, inquietud, satisfacción, sorpresa, temor, escepticismo y alerta con que fue recibido en todo el mundo el anuncio de la muerte de Osama ben Laden, Hollywood acaba de agregarle un matiz único, insustituible. Allí, la caída del terrorista más buscado del planeta es vista ante todo como una oportunidad inmejorable.

Al calor de una operación secreta que ya fue calificada como digna de una película, ejecutivos y productores de la más poderosa industria del entretenimiento afinan lápices y estrategias. Lo que ellos vieron en la imagen del festejo espontáneo de una multitud en Times Square y otros puntos de Estados Unidos es la misma cantidad de gente llenando las butacas de los cines, dispuesta a entusiasmarse con alguna representación fílmica de la misión que abatió a Ben Laden.

El operativo resultó tan rápido como la reacción de Hollywood. Pocas horas después del anuncio de Barack Obama, los blogs mejor informados de la Meca del Cine (con deadline.com a la cabeza) y el influyente The Hollywood Reporter dejaron saber que la nueva película de Kathryn Bigelow, que estaba referida a la búsqueda hasta aquí estéril de la guarida de Ben Laden, se adaptará en su argumento a los hechos que acaban de ocurrir.

Bigelow fue la primera mujer en ganar un Oscar a la mejor dirección gracias a la admirable Vivir al límite, también consagrada con ese premio a la mejor película en 2009.

Ese descarnado retrato de la vida de un grupo de desarmadores de bombas en plena guerra de Irak no pudo sustraerse a una tendencia general que afectó a lo largo de la última década a casi todas las películas (Syriana, Red de mentiras y Vuelo 93 a Leones por corderos, Las torres gemelas y La conspiración) consagradas a narrar ese conflicto bélico y otras instancias de la lucha global antiterrorista.

La inmensa mayoría fue recibida con frialdad e indiferencia, al punto que Vivir al límite resultó el título de menor repercusión en toda la historia del Oscar: apenas 17 millones de dólares de recaudación sólo en los Estados Unidos.

De vuelta en el frente

Lo que se supo hace pocas horas es que Mark Boal, ex periodista de The New York Times y guionista de Vivir al límite, tiene previsto viajar la próxima semana a Afganistán, mezclado entre las tropas norteamericanas (como ocurrió en el film anterior), con el fin de recopilar datos e indicios sobre el operativo que culminó con la muerte del líder de Al-Qaeda y así reescribir una historia que hasta el domingo último iba a relatar un fracaso y ahora dará cuenta de un éxito.

Se cree así que el nuevo guión de Kill Bin Laden (título provisional del film) incluirá hasta el tiroteo de 40 minutos en el lugar donde la CIA halló a Ben Laden el domingo último. Según Variety, el otro medio especializado más seguido de Hollywood, el eje de la película de Bigelow no será muy diferente al de Vivir al límite, porque pondrá el acento en el equipo de élite que ejecutó el operativo secreto en Paquistán.

Al precipitarse estos hechos, queda todavía más en suspenso otra película de Bigelow en la que se recorrían todos los fantasmas del conflicto global antiterrorista, y que por otra parte nos toca mucho más de cerca. Se trata de Triple frontera, que la directora iba en un principio a filmar a partir de marzo último en el enclave ubicado entre la Argentina, Paraguay y Brasil, con Tom Hanks al frente del elenco. La postergación se debió, según Variety, a "problemas de agenda" (al parecer, algunas estrellas como Johnny Depp, muy interesadas en sumarse al elenco, no contaban con tiempo como para hacerlo en los plazos originales previstos). En consecuencia, tal como indica la prensa de Hollywood, Bigelow aceleró los tiempos de Kill Bin Laden, que tendría características similares a las de Vivir al límite: bajo presupuesto, financiamiento independiente, realización ajena a las directivas de los grandes estudios de Hollywood.

Con todo, parece claro que éstos últimos no quedarán por mucho tiempo más al margen del tema casi excluyente de atención por estos días en Estados Unidos. Un director de espíritu independiente, pero a la vez muy respetado por los estudios como Bryan Singer (Los sospechosos de siempre, X-Men, Operación Valquiria) ya hizo saber su interés en contar esta historia desde una perspectiva más centrada en los personajes, al estilo –según sus palabras– de Todos los hombres del presidente.

Los estudios Paramount poseen los derechos para llevar al cine la novela Jawbreaker, de Gary Brentsen y Ralph Pezzullo, sobre la caza de Ben Laden en diciembre de 2001, que podría dirigir Oliver Stone. Y en las últimas horas trascendió al mismo tiempo que el episodio podría funcionar como el relanzamiento cinematográfico de Jack Ryan, el famoso personaje de Tom Clancy que ya pasó por el cine como figura central de thrillers políticos como La caza al Octubre Rojo, Juegos de patriotas y La suma de todos los miedos.

Tema candente durante las 24 horas

Twitter se puso al rojo vivo el domingo último por el anuncio de la muerte de Osama ben Laden, con un millón de mensajes en apenas tres horas. Desde entonces, muchos de ellos hicieron referencia a una derivación cinematográfica del tema: rápidamente, Jack Bauer se convirtió en trending topic. El interés por el protagonista de 24 en la red social se multiplicó a partir de las consecuencias que el hecho podría provocar en el guión de la próxima película inspirada en la serie que dirigirá Tony Scott y protagonizará Kiefer Sutherland. No son pocos -señala Los Angeles Times- los fans que sueñan con que uno de los acontecimientos de la trama del futuro largometraje esté directamente conectada con la operación secreta que terminó con la muerte del terrorista más buscado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.