La reina de Nueva Jersey

A los 33 años, Queen Latifah es una estrella en ascenso
(0)
14 de mayo de 2003  

El nombre de Queen Latifah es tan ampuloso como el cuerpo de la actriz que lo lleva, aunque su traducción del árabe signifique "delicada y sensible". Para la industria del entretenimiento la norteamericana Queen Latifah (que en verdad se llama Dana Elaine Owens y tiene 33 años) también representa una cantidad de cosas enormes. Ella es: actriz de cine y televisión, animadora de un programa de entrevistas en TV, representante de artistas, presidenta de un sello musical, productora, escritora y rapera.

Si bien Queen Latifah debutó en el cine junto a Spike Lee, en "Fiebre de amor y locura" (1991), y apareció luego en films como "Esfera" y "El coleccionista de huesos", el público argentino podrá reconocerla por su interpretación de Mama Morton, la guardiacárcel de la versión cinematográfica de "Chicago", de Bob Marshall. Una mujer que tiene que lidiar con dos ruidosas convictas como Roxie Hart (Renée Zellweger) y Velma Kelly (Catherine Zeta-Jones). Pero en el cuerpo de Queen Latifah el personaje toma nuevas proporciones, y así la actriz y cantante negra ganadora de un Grammy suma su talento vocal al duelo por el protagonismo de "Chicago".

Pero el liderazgo cinematográfico de Latifah está en alza. Nominada a un Oscar como mejor actriz de reparto por "Chicago" (que perdió a manos de su colega Zeta-Jones), ahora protagoniza junto a Steve Martin la comedia "Una intrusa en la familia", que se estrenará mañana, dirigida por Adan Shankman ("Experta en bodas"). Latifah interpreta a una prófuga de la ley que desordena aún más la vida de un abogado divorciado que se creía enamorado de ella vía Internet. Queen Latifah, que es también productora de la película, contó: "Hay muchos chistes polémicos. Por eso en la película íbamos de acá para allá tratando de ver qué era ofensivo, qué era cómico y qué cosa era ofensiva pero lo suficientemente graciosa como para tolerar tales extremos".

Hija de policías

La actriz está a punto de firmar un contrato para protagonizar la remake de la película "My wife is a gangster", mientras su carrera como cantante continúa intacta y proyecta grabar un disco para julio. Hija de una pareja de policías, en los años 80 Latifah dejó su trabajo de empleada en un Burger King para encaminarse como cantante con un estilo de choque contra la política y el machismo que se nutrió del jazz, el soul, el reggae y el hip hop. Así fue como a los 18 años grabó su primer simple, "Wrath Of My Madness", de su disco "All Hail the Queen". Su popularidad como cantante rapera creció y recibió un Grammy a la mejor performance en rap, por el simple "U.N.I.T.Y", del disco "Black Reign" (1993), dedicado a su hermano policía fallecido en un accidente. En una entrevista en la BBC, Queen Latifah habló sobre su "bulimia creativa". "Yo no hago nada por mí misma. Tengo diferentes agentes para cinco cosas diferentes con los que trato de programar mis próximos seis meses. Después tratamos de llenar otros espacios. Mientras tanto yo les pido: "°Aprieten el freno! °Denme dos semanas de vacaciones! °No me llamen a menos que se trate de una emergencia!" Mi mamá es la única que puede hacerlo."

Latifah cuenta que le encantaría trabajar en el musical "Willy Wonka and the Chocolate Factory", pero no cree que haya un papel para ella. "Cuando era chica había tantos musicales para ver. Me encanta la fantasía que hay en ellos. Entonces el escuchar música en una escena es tan fuerte como una actuación, te lleva más lejos en la mente de ese personaje." La actriz y cantante negra enfatiza que le encantaría llevar al cine la historia de Bessie Smith: "Yo no soy una gran cantante de blues, con lo cual podría ser un gran desafío para mí. También me gustaría interpretar a Sarah Vaughan. Pero hay gente que me dice que me parezco a Pearl Bailey, con lo cual también podría llevar su historia al cine. Se ha abierto el mundo para mí".

Latifah no tiene límites para trabajar ni para hablar de sí misma. Dice: "Hay mucha gente que ayudó a que Queen Latifah sea lo que hoy es. Yo no lo olvido. Cuando vuelvo a casa mi madre me hace sacar a pasear a los perros y también me hace sacar la bolsa de la basura. No tengo permitido convertirme en una cabezona".

Con Steve Martin

  • Protagoniza una comedia -en cuya producción también participó- donde interpreta a una prófuga de la ley que altera la vida de su abogado. "Hay muchos chistes polémicos", reconoce la artista.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.