Una estrella que todavía brilla. Laura Antonelli: la revancha de la diosa