Lo que abunda también complica

Marcelo Stiletano
(0)
30 de noviembre de 2013  

A esta altura del año ya son mayoría los estrenos argentinos. Los 153 títulos nacionales lanzados este año, según Ultracine, superan inclusive a los 147 estadounidenses. Pero al ritmo con el que se presentan en sociedad cada semana estos films, la inmensa mayoría termina cayendo en el olvido y se despide de la cartelera con una velocidad que no se compadece con las expectativas de sus realizadores.

Veamos lo que ocurre esta semana: de los nueve estrenos, cinco son argentinos: Omisión , Mujer conejo , los documentales La carpa invisible y Observando al observador , y la coproducción con Brasil Memorias cruzadas . Sólo el primero de ellos aparece entre los 10 más vistos (1230 espectadores en las funciones de anteayer), gracias en buena medida al atractivo de un elenco de populares figuras. Una de ellas (Gonzalo Heredia) prepara además una reaparición de alto perfil en TV.

Al instalarse en masa y al mismo tiempo en un circuito de exhibición que todos reconocen demasiado exiguo, este batallón de estrenos provoca otra consecuencia ingrata: para darles lugar hay que desplazar forzada y definitivamente otros títulos que ni siquiera tienen tiempo para instalarse en la memoria del público. A menos que, como ocurre este fin de semana con Un paraíso para los malditos , se explore su continuidad en un circuito alternativo que incluye el Centro Cultural San Martín y tres espacios de Palermo (La Oreja Negra, El Universal y La Casa del Árbol). La opción garantiza cierta continuidad, pero deja al desnudo una grieta en la que se pierden demasiados esfuerzos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.