Festival de Venecia: las estrellas continúan deslumbrando. Los Angeles en el Adriático