Los sentidos: un pueblo que sueña con Julio Verne