McKellen, en la cima

Es el mago Gandalf de "El señor de los anillos", que se preestrenará mañana en casi todo el país
(0)
29 de enero de 2002  

NUEVA YORK (The New York Times).- Ian McKellen es un muñeco. En realidad, el distinguido actor es dos muñecos: Magneto, su personaje de "X-Men" (2000), y Gandalf, su personaje de "El señor de los anillos".

Es bastante adecuado, ya que McKellen creció entreteniéndose con un teatrito de juguete, con las figuras recortadas de Laurence Olivier y otros populares actores shakespearianos de la época. "Era casi el único juguete con el que jugaba... con gran afecto e intensidad", dice McKellen. "Pero no tomo demasiado en serio las figuras de Magneto y de Gandalf. Cuando me ocurrió la primera vez, con Magneto, y me convertí en un muñeco, rápidamente me tomé la revancha: le di uno de esos muñecos a Bill Condon, el director de "Dioses y monstruos" (1998), y él se lo dio inmediatamente a su perro, que lo decapitó. Eso fue todo." McKellen se ríe. "Sería necio el que dijera: «¡He llegado porque ahora hay un muñeco con mi imagen!»"

McKellen llegó, en realidad, hace mucho tiempo. A los 62, ha ganado un premio Tony, ha sido nominado para el Oscar, es caballero del reino y homosexual declarado... además de ser un actor actualmente aclamado por su actuación en Broadway -junto a Helen Mirren- en la puesta de "La danza de la muerte", de August Strindberg. En la ambiciosa trilogía "El señor de los anillos", basada en los amados libros fantásticos de J.R.R. Tolkien, McKellen encarna a Gandalf, el milenario hechicero que acompaña al joven hobbit Frodo (Elijah Wood) y a un pequeño grupo de aliados en su épica aventura de destruir al Anillo, un cintillo de oro que destruye a todos los que lo poseen. La trilogía fílmica empieza con "La comunidad del anillo" y sigue con "Las dos torres" y "El regreso del rey", cuyo estreno está previsto para fines de 2003.

McKellen pasó la mayor parte de 2001 rodando la trilogía del "Anillo" en estudios y locaciones exóticas de Nueva Zelanda. El escritor/director/productor Peter Jackson rodó un film tras otro, o a la vez, con un costo de 300 millones de dólares. Junto a McKellen y Wood trabaja una mezcla de veteranos y recién llegados que incluye a Ian Holm, Sean Astin, Billy Boyd, Viggo Mortensen, Cate Blanchett y Liv Tyler.

"Desde el primer momento en que uno conoce a Gandalf advierte que es un hombre en el que se puede confiar. Gandalf el sabio hechicero, el espíritu que ha llegado de tan lejos preocupado por la preservación de la Tierra Media", dice el actor. "Tolkien amaba a todos sus personajes, pero fue muy meticuloso en su detallada caracterización de los hobbits. Sabemos muchísimo sobre su vida social, sobre lo que les gusta y sobre lo que disfrutan."

McKellen habla con entusiasmo de su experiencia de trabajo con Jackson, el robusto y barbado neozelandés que antes dirigió "Dead Alive" (1992), "Criaturas celestiales" (1995) y "The Frighteners" (1996). "Cuando todos hablamos de Peter", dice el actor, "descubrimos que no hay bastantes superlativos para describir a un hombre tan fanático del cine. Es extremadamente modesto, pero también extremadamente decidido, y esas son características típicas y muy atractivas de los neozelandeses".

"Peter estuvo todo el tiempo allí, animándonos", cuenta McKellen, "y parecía estar en cada detalle. Controlaba permanentemente los procesos... y estoy hablando de tres films, miles de extras, varios equipos trabajando en simultáneo, dobles y vestuaristas. Siempre se mostraba muy abierto a cualquier sugerencia, incluso de último momento. Eso nos daba seguridad, la idea de que una aventura tan compleja, que podía ser confusa, tenía en el timón a un hombre que sabía exactamente qué estaba ocurriendo. Peter era, por temperamento, el hombre absolutamente adecuado para este trabajo", concluye.

"Y en cuanto a talento", añade, "con lo que he visto me alcanza: soy su mayor admirador." La obra de Jackson tiene que complacer a diversos grupos: a los fanáticos de la trilogía, a los que admiran su trabajo y a los cinéfilos de todo el mundo, para que New Line Cinema justifique su inversión. Pero los fanáticos de la trilogía serán, sin duda, los más difíciles de complacer. Hace tiempo que, por medio de Internet, dieron a conocer su preocupación por el casting, el vestuario y la condensación de la trama, y recientemente se volvieron locos porque Jackson volvió a reunir a algunos actores para agregar secuencias. Advirtiendo que la gente tiende a asociar estos episodios con un film en problemas, McKellen explicó el tema en su website, www.mckellen.com. Y el actor se eriza cuando habla de ese tema. "Hay mucha gente interesada en "El señor de los anillos" que nunca estuvo interesada en hacer una película", alega el actor. "Se asombran de que se corten partes, de que la historia se condense. No tienen idea de que hay que componer música especialmente. Espero que esto haya sido un proceso de aprendizaje para ellos, y mi lucha ha sido ayudar a que la gente entienda cómo se hace una película." Según McKellen, el proceso se desarrolló normalmente. "Sorprendentemente, la filmación terminó a tiempo, y por lo que sé, dentro del presupuesto. Un modelo de cómo llevar a cabo un film terriblemente complicado."

Traducción de Mirta Rosemberg

En pantalla, un día antes de lo habitual

  • Un mes después de ese esperado estreno que no fue y de tantas postergaciones sin una confirmación que aplacara la ansiedad de los fans argentinos, la primera entrega de "El señor de los anillos" tendrá un estreno anticipado en el país. Es decir, mañana, la película de Peter Jackson, basada en el mundo creado por J. R. R. Tolkien, se preestrenará en 120 salas de la Argentina, y en todas sus funciones. Pasado mañana, esta película de dos horas y cuarenta y ocho minutos de duración, tendrá su estreno comercial oficial.
  • Superproducción

    La saga: "El señor de los anillos" está conformado por tres obras literarias que ya fueron filmadas por Peter Jackson. Tras el estreno de "La comunidad del anillo", en los Estados Unidos ya tienen fecha de exhibición la segunda parte, "Las dos torres", para diciembre próximo, y la tercera, "El retorno del rey" se vería en ese país en diciembre de 2003.

    Presupuesto: cada una de las tres películas tuvo un costo aproximado de 180 millones de dólares.

    Exito de recaudación: en su sexta semana de estreno en los Estados Unidos, "El señor de los anillos" se encuentra en un octavo lugar del top ten estadounidense: ya lleva recaudados 258.671.000 millones de dólares en 2703 salas del país.

    Armas y vestuario: para el rodaje de la primera se utilizaron 900 trajes de armaduras y 300 armas.

    Rodaje: durante catorce meses, los actores estuvieron viviendo en la Tierra Media, recreada en Nueva Zelanda, de donde es oriundo el director.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?