Me gusta pero no quiero

La mayoría de los adolescentes prefiere el cine sobre cualquier otro entretenimiento, aunque los films locales no les interesan
Ricardo Marín
(0)
6 de septiembre de 2012  

A sala prácticamente llena, anteayer y ayer, en el complejo Cinemark Palermo, un grupo de profesionales vinculados a la industria audiovisual debatieron sobre la relación entre los jóvenes y el cine nacional. Estas jornadas de discusión fueron organizadas por la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, que preside Juan José Campanella.

En la charla introductoria, la coordinadora del evento, Roxana Morduchowicz, repasó algunos datos relacionados a la temática que aparecen en los resultados de la Encuesta de Consumos Culturales Adolescentes, que realizó el Ministerio de Educación de la Nación en 2011. Entre ellos, el más sorprendente es aquel que confirma el lugar central que ocupa el cine en el interés de los jóvenes argentinos. El 95 por ciento de los que tienen entre 11 y 18 años eligen ver una película como su entretenimiento favorito. Pero, a su vez, el mismo estudio consigna que el 45 por ciento de aquellos nunca vio una película argentina. Tal desequilibrio terminó convirtiéndose en uno de los ejes del debate.

La Encuesta de Consumos Culturales Adolescentes, realizada en 2011 por el Ministerio de Educación de la Nación, consigna que a los jóvenes de nuestro país mayoritariamente les gusta el cine. Sin embargo, ese mismo estudio revela que a casi la mitad de esos jóvenes no le interesa el cine nacional y, a un 20 por ciento al que sí, le llama poco la atención. A la hora de alquilar películas en DVD, por ejemplo, el 80 por ciento de los encuestados elige los títulos provenientes de Estados Unidos y solo un 15 por ciento se inclina por las nacionales.

El primer disparador para pensar la problemática fue de Juan José Campanella, cuando expresó: "Estaría bueno que el cine argentino logre lo que logró el rock nacional. No sé las cifras, pero estoy seguro de que si no se escucha más rock nacional que extranjero, por lo menos el consumo está a la par". Más adelante, el director de El secreto de sus ojos sostuvo que habría que dejar de opinar sobre la totalidad del cine por una sola película. "Cuando uno ve un film yanqui malo dice: «Esta película es una porquería», pero no dice: «Nunca más vuelvo a ver cine yanqui». Con el cine nacional no pasa lo mismo. Si uno ve una película argentina que no le gusta sale jurando del cine que nunca más verá una película nacional."

La primera jornada

La mesa que abrió el primer día de debate se llamó "Hacer cine pensando en los jóvenes" y estuvo formada por los cineastas Daniel Burman, director del corto que abrió la jornada (fotos), y Santiago Mitre, que filmó El estudiante. Ambos directores coincidieron en que a la hora de filmar nunca piensan en el público que va a ir a ver la película. Ante la consulta de si hay que hacer cine pensando en los jóvenes, Burman destacó que piensa al público como a un tipo como él. "Cuando hago una película no pienso: «Esto a los jóvenes les va a encantar». La voy construyendo para un público que se divierte y se emociona con lo que yo me divierto y me emociono. Si después eso empata con alguien de quince años, bienvenido", sostuvo. A su turno, Mitre completó la idea: "Cuando uno piensa en filmar lo hace porque quiere y no imagina siquiera que alguien después va a ver lo que uno hace". La primera jornada se completó con la mesa redonda "Atraer a los jóvenes a las salas", de la que participaron el presidente de Distribution Company, Bernardo Zupnik; el gerente de Cinemark, Martín Álvarez Morales y el productor y gerente artístico de Patagonik, Juan Vera. Ellos –distribuidores, productores y exhibidores– afirmaron que aquí no se le da la importancia suficiente (y el presupuesto necesario) al marketing, lo que impide que buena parte del público se entere del estreno de un film.

Debates de cierre

Los debates de ayer se abrieron con la mesa "Los cineastas jóvenes y el cine para jóvenes" de la que participaron el rector de la Universidad del Cine, Manuel Antín, los cineastas Alberto Lecchi y Anahí Berneri y el ex director del Bafici, Sergio Wolf.

Antín sostuvo que, cuando hace cine, más que pensar en el público lo concibe como un diálogo con el espectador. Concepto con el que hubo coincidencia, pero al que todos agregaron que es mejor que ese diálogo se haga con muchos espectadores. A su vez, Berneri sostuvo que el gusto por el cine es algo que se construye con el tiempo y propició que en la escuela, así como se incentiva el gusto por los libros, debería impulsarse el gusto por el cine.

La última mesa fue la llamada "La televisión y el cine para jóvenes", de la que participaron Axel Kuschevatzky (Telefé), Alejandro Mouján (TV Pública) y Walter Sequeira (Artear). Más allá de las diferencias, hubo coincidencia en que la TV es un buen difusor del cine nacional y un aliado a la hora de producir.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.