Festival de San Sebastián. Melancolía, devoción y un cambio de rumbo