Mi villana favorita

Angelina Jolie habla de su obsesión por la memorable bruja de La bella durmiente, que en este film se revela como una rebelde incomprendida
María Fernanda Mugica
(0)
24 de mayo de 2014  

El film dirigido por Robert Stromberg no se priva de homenajear, con Jolie, la transformación de la hechichera en dragón
El film dirigido por Robert Stromberg no se priva de homenajear, con Jolie, la transformación de la hechichera en dragón Crédito: Disney

LONDRES.- Angelina Jolie es una bruja. No es un juicio de revista de chimentos, ni un comentario sobre un triángulo amoroso que ya pasó de moda. Angelina es una bruja en la ficción. Y no cualquiera sino la más emblemática y atractiva de las brujas de Disney : Maléfica. La actriz encarna a la villana del clásico animado La bella durmiente (1959) en Maléfica, que se estrenará el próximo jueves en la Argentina, y en la que se cuenta "la verdadera historia" del personaje, que incluye varios rasgos que redimensionan el retrato aterrador de aquel film, como una traición que la llevará a buscar venganza y lanzar un maleficio sobre la princesa Aurora. La película, dirigida por Robert Stromberg, en la que también actúan Sharlto Copley, Imelda Staunton y Juno Temple, relata además lo que sucede cuando Aurora (interpretada por Elle Fanning) madura y Maléfica ve en ella la clave para lograr la paz entre el reino del bosque y el de los humanos.

A pesar de que en varios sets de los estudios Pinewood de esta ciudad se construyeron impactantes escenografías para el film, que incluyen un bosque y un castillo idéntico al del film animado, en el primero que visita LA NACION sólo hay paredes pintadas de azul y una grúa ubicada en su centro. Es que en la escena que están por filmar se utilizará la técnica de pantalla azul, que permite reemplazar en posproducción los fondos con la imagen deseada. En este caso, Maléfica tiene que volar y esta técnica lo hará posible.

La acción es sencilla: Jolie, colgada de esa grúa, debe ejecutar ciertos movimientos. Después del grito de "acción" y de que suene el timbre que indica que se empieza a filmar, el set queda en silencio excepto por las indicaciones que un asistente de dirección le va gritando a la actriz para que sepa cuando debe realizar cada movimiento. Al terminar la escena, en un momento de descanso, Angelina se acerca a charlar con un pequeño grupo de medios periodísticos. Tiene puesto un traje negro ajustado que marca su ínfima cintura, un gorro con los icónicos cuernos de Maléfica, los labios pintados de un rojo fuerte, lentes de contacto para lograr un efecto diabólico en los ojos y prótesis en los pómulos para hacerlos aún más marcados. En persona se ve exactamente como en las revistas o la alfombra roja, y habla cálidamente de lo que significa el personaje para ella.

"Cuando era chica, Maléfica era mi personaje preferido de Disney –dice Jolie–. Me emocionó tener la oportunidad de interpretarla. Cada vez que tuvimos dudas, ya sea su look, su voz o cualquier otra cosa, nos fijamos en la película original porque es perfecta. Intentamos ser muy respetuosos y entregar lo que todos aman de ese personaje y de la película desde hace tantos años. Es un buen guión con una buena historia, fuerte e inteligente, y con esos detalles divertidos y mágicos que le gustan a todo el mundo."

Para explicar por qué le gusta tanto Maléfica, la actriz se encuentra con la complicación de no develar demasiado sobre lo que la película dará a conocer de la famosa bruja. "Hay tanto sobre ella que no se sabe que resulta difícil saber cuánto contar. Creo que lo que me gusta de ella es que es rara y no encaja con el resto. Me parece que muchos pueden identificarse con eso. Es alguien que sufrió cierto tipo de abuso en su vida, no puede manejarlo bien y por eso se vuelve bastante oscura. Ésa es la Maléfica que todos recuerdan. Pierde su humanidad, pero siempre hay una parte de ella que lucha por lo que le parece justo, correcto, por lo que cree. No es una luchadora o guerrera porque sí. Creció sola y por eso es tan rara y no sabe cómo moverse en el mundo. Tiene que aprender a tener más confianza en sí misma, a aceptarse. No entiende el amor de una madre ni entiende a los chicos. Eso la hace convertirse en alguien capaz de maldecir a una nena."

Talento sobrenatural

Tanto como por sus trabajos en cine, incluyendo su rol en Inocencia interrumpida, que le valió un Oscar como actriz de reparto y su trabajo humanitario (que también le ganó el premio Jean Hersholt, que entrega la Academia de Hollywood), Jolie es célebre por la familia numerosa que cría junto a su pareja Brad Pitt .La pareja más famosa de Hollywood accedió a que su pequeña hija Vivienne, que ahora tiene 5 años, interpretara a la princesa Aurora en algunas escenas. "Nunca quisimos que nuestros hijos actuaran en películas, pero la elegimos porque todos los chicos que me ven vestida así se asustan –se ríe Jolie–. Uno muy chiquito hasta le dijo a su madre: «Mamá, por favor, decile a la bruja malvada que deje de hablarme». Yo me creo que soy un personaje de Disney y entonces me acerco a los chicos toda contenta. Vivienne tiene dos escenas: una en la que no estoy y otra que hicimos juntas. Cuando tuvo que filmar aquella en la que no participo vinimos con Brad al set como padres y pasamos todo el día mirándola y haciéndole caras detrás de cámaras."

El aspecto sobrenatural que asusta a los chiquitos está logrado gracias a un gran trabajo de maquillaje y vestuario. Para Jolie fueron cruciales en la creación del personaje y no se queja de la incomodidad que generan. "Hicieron un trabajo fantástico–dice Jolie sobre el equipo liderado por Rick Baker, genio del maquillaje de efectos especiales en cine–. Los cuernos son bastante livianos y me pasé los primeros días golpeándomelos contra todo. También tengo prótesis para hacer que las orejas sean más puntiagudas y otras en los pómulos y en la nariz. No son una tortura. Era muy importante para mí que ella no se viera normal ni linda".

Además, la actriz confiesa que le encanta su look de Maléfica. "En realidad, prefiero verme cuando me transformo en ella. Cuando me voy a casa el fin de semana me parece que mi cara es muy plana e insípida en comparación. Nunca me divertí tanto e hice algo tan fuera de lo que estoy acostumbrada. Cuando podés jugar así, tu niña interior sale y es genial", confiesa.

Su interés por los nuevos desafíos la llevó a incursionar como directora en los últimos años con el documental A Place in Time y luego de la ficción In the Land of Blood and Honey, de la cual también es guionista. Actualmente está terminando la posproducción de su segundo film como directora, Unbroken, escrito por los hermanos Joel y Ethan Coen. "Me encantó dirigir, pero creo que, de alguna manera, influyó en mi decisión de hacer esta película –dice Angelina–. Creo que tenía que ir al otro extremo y recordar lo que es ser actriz, no sólo en esos papeles que tenemos que tomar tan en serio sino en la alegría de actuar para intentar divertir a la gente. Maléfica es un caso tan extremo que me sacó de adentro de mi cabeza y me llevó de vuelta a la actuación pura."

Los malos clásicos también se modernizan

Así como los cuentos de hadas han resistido modificaciones a través de los siglos sin perder vigencia, desde hace un tiempo Disney está en un proceso de reinvención de sus propios clásicos.

Después de Mickey, otro de los grandes tesoros de Disney son sus princesas, protagonistas de las adaptaciones al cine de cuentos de hadas clásicos como Blancanieves, La bella durmiente y Cenicienta; además de las de la nueva camada de heroínas estrenadas hacia fines del siglo XX: La sirenita, La bella y la bestia y Aladino, entre otras. Por más que las princesas aún resulten atractivas para el público infantil, el siglo XXI requería cambios. Enredados, Encantada, Valiente y, más recientemente, Frozen consiguieron aggiornar el modelo de princesa Disney, agregándole inteligencia, humor, independencia y valentía.

Con Maléfica parece que el estudio también empieza a mirar a sus villanos para reinventarlos. Disney ya tiene en marcha un telefilm dedicado a los hijos de los malvados de sus clásicos animados. Descendants, una comedia de aventuras que se estrenaría el año que viene en Disney Channel, contará cómo Ben, el hijo de Adam y Bella (La bella y la bestia), ofrece a los descendientes de los villanos la oportunidad de volver al reino –del cual han sido expulsados por sus fechorías– para asistir a la secundaria.

Los hijos de Maléfica, Cruella de Vil, la Reina Malvada (Blancanieves) y Jafar (Aladino) compartirán las aulas con los vástagos de Rapunzel, Aurora, Mulán y el Hada Madrina. Allí tendrán que decidir si ayudan a sus malvados padres a reconquistar el reino o lo defienden de sus designios malévolos. La película estará dirigida por Kenny Ortega (High School Musical) y protagonizada por Kristin Chenoweth, quien interpretará a Maléfica; Dove Cameron (Liv and Maddie); Booboo Stewart (X-Men: Días del futuro pasado) y Cameron Boyce (Jessie), entre otros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.